lunes, 31 de diciembre de 2012

No más Alimento a la Estupidez







Hoy nuestro tema de  editorial es “No más alimento a la estupidez”. Estoy absolutamente harto de ver a la humanidad día tras día haciendo apología a la mediocridad, inmediatez, ingenuidad, pereza física y mental, mal gusto, y a las cosas pestilentes. 

En nuestros tiempos, parece que está prohibido luchar, forjar un destino día a día y no de la noche a la mañana. En estos momentos, donde el tango cambalache cobra más fuerza que nunca, como por ejemplo donde dice: “DA LO MISMO SER DERECHO QUE TRAIDOR” o “DA LO MISMO SER UN BURRO QUE UN PROFESOR”.
Vamos por partes para explicarle mejor:

  1. Televisión: nos llenamos de realities perdedores, mediocres y sin razón de ser, que buscan gente descartable, antisocial, sin principios en su mayoría; no digo todos porque la excepción confirma la regla que venden su alma por un ¼ de hora de fama. Viene a mi mente “Gran Hermano” en sus primeras ediciones en la Argentina, donde recuerdo que metieron prepagos o “gatos” como les diríamos nosotros, en sus casas – estudio, para que cuando el rating no venía, bien sacarlo a la luz pública haciéndose los traicionados en la buena fe. O la escena de un pibe de apellido Trezeguet (ojo, no es el franco–argentino, que ese sí supo hacer de su vida una carrera profesional), sino un mediocre más de estos que participan, que hizo una escena de sexo cuando venían pero totalmente golpeados por “Quién quiere ser millonario” y que después como no les sirvió, en lugar de volver a hacer la escena, la evitaron con la excusa de sacar a la luz pública su homosexualidad y su enamoramiento de otro perdedor de dicho reality. O que hablar de la mega estúpida de Alicia Machado y su escena fingida de sexo en la versión de España. ¡¡Asqueroso!!

Ahora viniendo a Colombia, podemos hablar de tantas cosas pero para mencionar sólo unas pocas, podriamos mencionar  -se busca el intérprete- si no estoy mal en mi memoria,  parece que lo siguen buscando porque al ganador, no lo volví a ver.

Los farsantes de Nuestra Tele que sólo han logrado los guiness record de lágrima derramada con el chillón de Daniel. De la calumnia con esta pobre mujer casi virgen de Ana Karina Soto que le colocaron una mujer que era físicamente idéntica, hablaba igual, decía, “papi te amo” igual y hasta gemía igual; para simplemente desprestigiarla. De transformación, porque a Pedro Palacios lo convirtieron de humano en caribú. Ahora en esta nueva temporada parecía que el tener cerebro y más aún, usarlo, estaba totalmente prohibido para entrar en el programa. Es insoportable ver a la loca vota plumas de Oscar, tengo muchos amigos y conocidos de la comunidad LGTB a los que les molesta personas tan desagradables como este personaje. Las  niñas creo, que para ser amigas de Dania están bien.

En los musicales ni hablar, cómo no recordar a la desagradable Farina o el asesino del vallenato Julio para dar sólo un par de ejemplos. De tanto personaje que pasó por ahí, sólo quedan recuerdos  buenos de Yina, Dani Marín y Juanita Alasblancas, que saben mucho de música, muy juiciosos y comprometidos y que por su disciplina, tenacidad, amor a su profesión y no por los concursos en que estuvieron, siguen adelante con sus carreras. Es más, me atrevería a decir que con el talento que tienen, estarían más arriba de donde hoy están. ¡¡SE HICIERON SOLITOS Y NO LE DEBEN NADA A NADIE!!

Los innumerables programas del Desafío, que en lo único que cambia es lo despelucada que se ve a Margarita Rosa, porque la esencia es la misma. Ahora se inventaron el tema de la guerra de las regiones como si este país mereciera dividirse más de lo que está. Para imitar lo que hizo España recibiendo su selección, que siendo un país con tanta división, con tantos deseos separatistas y con tanta rivalidad, en la celebración por la Euro Copa se habla de cada jugador y su ciudad pero sin regionalismos y nunca entrando al juego del Barcelona y el Real Madrid, simplemente eran uno solo llamado España. Esto es lo que se debe  hacer y no para seguir a estos creativos destructores de cerebros básicos.

Una más para sentir pena fue el tema de la copia de la frase de la  campaña de Axe Argentina de noviembre del 2011 que decía “el último Axe, el Axe del fin del mundo”, que originales. Pero sin lugar a dudas, el que más me indignó fue el pasado donde les decían “HEROES”, ¡por  Dios, que desfachatez!, Cuando en realidad los héroes son los soldados, policías y civiles que están secuestrados hace tantos años y que a muy poca gente le importa. Simplemente un asco.

Si son tan reales estos programas y nos son guionados y manipulados como nos quieren hacer ver, me pregunto ¿Por qué  razón hacer firmar cláusulas de privacidad con sanciones de cientos de millones de pesos? Curioso, ¿No?

No hablemos de las novelas porque no acabo ni mañana. Con historias tan estúpidas y poco creíbles y sobrecargadas de las típicas tragicomedias mexicanas.

  1. Reinados: hay reinado de todo, está por confirmarse el “miss paraca” y “miss guerrilla” para gritar bingo. Es bien aburridor que desde finales de agosto ya están con esta tontería de señorita Colombia. No quiero oír más niñas mediocres, histéricas, diciendo que quieren la paz mundial y que van a mostrar la imagen real de Colombia por el mundo y después se caen en la fiesta de “Fritanga”; y me preocupo porque como decía dos editoriales atrás, en este país sí hay mujeres de verdad y no sólo pseudo pensantes como estas.

No es posible que cuando uno publica una solicitud de empleo, no lleguen hojas de vida, o las que llegan en muchos casos, no se ajustan a lo que se pide, porque ni para leer la gente se toma el tiempo y así saber si le sirve lo que aplica o cumple los requerimientos. Parece que la gente ahora tiene menos deseos de trabajar y a muchos cuando se les cita a entrevista laboral, no acuden a la misma. Es triste ver como el nivel de cumplimiento de entrevistas está en tan solo un 42%, pero hay un reality y llegan 50.000 mediocres y desocupados, tratando de salir de pobres de la noche a la mañana.

Les dejo un link de las 10 respuestas más estúpidas que han dado estas “genias” de los reinados. Lo difícil fue hacer el top, porque conseguir material, había por millones. Mírelo y disfrute de cerebros vírgenes… bueno, algo virgen deberían  tener ¿No?





Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
@chesitoJR
@sowhatcolombia



miércoles, 26 de diciembre de 2012

Los Bancos y sus Mentiras




De manera  muy risueña  en realidad,  veo y escucho a  diario la publicidad  generada por los  bancos  para nosotros  sus usuarios y para ser honesto, me  siento en “Alicia en el país de las  maravillas”, pero  de manera muy triste,  cuando llego a un banco me  doy cuenta  que son  sólo promesas, lindos  spots y un cúmulo de  mentiras  que  nunca  se  cumplirán.


Escucho y veo cosas  como “Usted  y nosotros del mismo lado”, “su banco amigo”, “¿Qué tan alto quieres llegar?”, “las cosas descomplicadas nos  gustan a  todos”, “le estamos poniendo el alma”, “crédito fácil y rápido”, “creer por naturaleza”, etc., pero dejemos  ahí  algunos  de tantos spots  que  en realidad  no son más  que un compilado de mentiras e  irrespetos  hacia la  gente que lo mira y más  aún,  a  los  que requieren los servicios de  dichas  entidades.


Obviamente  un  negocio debe  ser  rentable,  pero según cifras  del  Gobierno, las  utilidades  en el último año del sector   financiero  sobrepasaron los  6,5  billones de pesos.  Entonces, ¿Por qué se  quejan   tanto  ahora los bancos  con los  cambios  que supuestamente quiere  hacer el Gobierno? (que en realidad  no le  creo). Si son tan amigos  y piensan  tanto en nosotros,   ¿Por qué  razón  no  tienen  oficinas  con el personal completo para  evitar pasar  horas  y horas  haciendo  interminables  filas?, ¿Por qué  no  colocan personal con voluntad de servicio, que reciban un pago justo, que esté capacitado  y motivado a  atender y no el mediocre y poco comprometido que nos recibe? Esto no se parece a los  comerciales de  TV. Si son  tan amigos  y confían  tanto en nosotros los  bancos, ¿Por qué me piden demostrar  que  me sobra el dinero si requiero  de un préstamo? ¿Por qué si son  tan  amigos y nos quieren  tanto, no bajan las  tasas  de interés,   sabiendo que el negocio es tan rentable?, ¿Por qué me  cobran  una  cuota  de manejo de  tarjeta y después  aparte de  todo, me  cobran el uso del  cajero de la misma  entidad? ¿Por qué,  si por alguna  razón clonan mi tarjeta, o  si me  sacan los  fondos  de mis  cuentas  de manera  fraudulenta, tengo  que  ir  a una investigación donde  me tratan  peor  que los delincuentes  que lo hicieron y además debo  esperar  a  mirar si el  banco se  digna a darme  una solución o   las más  fácil perder mi  dinero?  


¿Por qué  si en países  como Argentina, Brasil, Ecuador, Chile -por nombrar algunos- las  compras  con tarjeta de  crédito  diferidas hasta 6 ó 12  meses,  no le cobran intereses al tarjetahabiente y son rentables,  acá  si lo hacen?  Si  son mis  súper amigos, ¿Por qué me  cobran  hasta  el aire? No quiero recordar el UPAC o ahora el UVR.


Hay tantas  cosas para mencionar   que en realidad no  acabaría  este  editorial en  100 años. Sólo por  favor  a los  señores de los  bancos, dejen  de  tener  campañas publicitarias estúpidas  y sin sentido   y sólo denle  respeto, ética  y justicia a los  clientes  que  tienen  o podrían  tener. En realidad  uno no escoge  un  banco  bueno,  sino el menos  malo, que tristeza  que el  Gobierno va de la  manito de  ellos y no haga  nada al respecto.
Creo  que nuestra  futura  campaña  de publicidad   va  a  ser  diseñada para los  bancos y consistirá en  enseñarles  el valor de la  amistad, porque  por lo que veo,  no  conocen el significado de la  misma  y por eso es  que  están  trapeando el piso con nosotros los  usuarios. So What? Entertainment  cumplirá esta  tarea  social.



Como nos interesa mucho su opinión y brindar temas que a usted le gusten, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.
De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,

Héctor Jiménez Rodríguez.
@chesitoJR
@sowhatcolombia


martes, 23 de octubre de 2012

¿A qué vas al psicólogo?, ¿Acaso estás loco?





Hola,  buenos días para   todos  nuestros  lectores:

Hoy nuestro tema de  editorial es “¿A qué vas al psicólogo?, ¿Acaso estás loco?”. Cada   vez es más  habitual que  escuchemos  estas  expresiones y  que para nosotros  sean más  reales  y una ley del  cosmos universal. ¿Errado o acertado? Daremos unos puntos de vista  y usted  sacará  sus conclusiones, de los problemas  que  hoy afronta la psicología.

Yo no comprendo el por qué, de  esta conexión de  la  locura  con la  psicología,  ¿será que  los locos  son los únicos que quieren  encontrar respuesta a  ciertas  actitudes o temas desconocidos de la  vida? Lo dudo, creo que esto es  más  bien un  invento popular  en el  cual  tres o cuatro personas lo dijeron y el resto de las personas   ya lo tomó  como una ley universal.

Antes  de  lanzar   juicios  deberían  salir un poco de la  ignorancia  y conocer  que  una  cosa  es la  psicología  y otra es  la  psiquiatría,  no siendo esta  última,  tampoco exclusiva de  locos, ni nada por el estilo. Antes de  muchas  cosas  deberían darse  la oportunidad  de  conocer  el verdadero  trabajo de  estos profesionales, que  ayudan tanto y que hace  seres  humanos  que de  verdad sienten, viven  y lo más  importante aprenden a  darle un mejor manejo a  sus  emociones,  miedos y fortalezas.

La  Argentina es un caso atípico con respecto al resto de Latinoamérica porque el tema de  hacer  terapia  -como  lo llamamos nosotros-, es  de lo  más fashion, play  o de moda. No  cualquiera  hace  terapia  y hacerlo  te  da  estatus   porque denota  que  querés  ser una mejor persona, querés  crecer  como tal y  bueno también tenés  el poder  económico para pagar por esto. Lo bueno cuesta.

Creo que parte del problema de esta  profesión, radica  en que  muchas  de las personas  que  se graduaron de la  misma,  por temas  de  difícil  acomodación laboral, por  malos  salarios  y por  aquello  antes  expuesto, a  veces no  tienen  el mayor empoderamiento de la   profesión. Deberían  sentir más lo que  hacen, hacer más  ruido  con todo, estar más  unidos y todos  de la  mano llevar a  esta  hermosa  profesión  adonde  debe  estar  y no adonde  está  el día de  hoy.

En  Colombia  por  ejemplo esta  la  Sociedad  Colombiana de  Psicología que  agrupa   a  profesionales de la  ciencia psicológica  y  que  quizás  no muchos   conocen o  no  son beneficiarios de  las  cosas   buenas  que ellos  hacen.  Estaría   bueno que  se  informaran más  y se unieran  más  en  torno a  su futuro  laboral  y profesional.

Para  mí la  terapia  es   de las mejores  cosas  en las que  he invertido en la  formación de  mi persona y estilo de vida,  he  cambiado muchas  actitudes  que me  alejaban de la  gente  y de la  felicidad  conmigo mismo, por  eso  lo seguiré  haciendo, hasta  cuando muera. ¿Usted  ya  se  dio la  oportunidad  de  probar  qué le  puede  sumar  a  su  vida  el hacer terapia? No  sabe  de lo que  se  ha perdido  por   no romper paradigmas… ES UNA  COSA  DE LOCOS!!!


Como  nos interesa mucho su  opinión y  brindar  temas   que  a  usted le  gusten, le  invitamos a  escribirnos, a  seguir dándonos  sus  opiniones y a proponer  temas  para  que sean desarrollados por  nuestro  equipo de  investigación  y equipo creativo al  correo mercadeo@sowhat.com.ar.

No siendo más  por  el momento  y de nuevo reiterando mi agradecimiento, se  despide  de  ustedes un amigo.

Héctor Jiménez R.
@chesitoJR
@sowhatcolombia

miércoles, 10 de octubre de 2012

La mafia de las empresas de servicios públicos en Colombia





Hoy nuestro tema editorial es “La mafia de las empresas de servicios públicos en Colombia”. Cansado de sufrir los atropellos, maltratos, mentiras, violación de mis  derechos, sentirme incluso robado por las empresas prestadoras de servicios en Colombia, decidí escribir sobre esta pesadilla que los usuarios tenemos que soportar y estoy seguro, que en algún momento usted también ha sufrido y ha sido víctima.


Demos simples ejemplos:


Tigo: es un desorden, su servicio de internet móvil es muy deficiente, las filas son eternas y siempre tienen una excusa para ocultar su mal servicio, es más, hasta su publicidad es horrible ahora. Se quedaron en la pauta del pasado que en realidad era cómica, pero que ahora en lugar de generar sonrisas, genera lágrimas y rechazo.


Movistar: mucha publicidad, promesas, infraestructura, pero de servicio al cliente nada de nada. Ir a un centro de ventas y servicios, como llaman ellos a sus puntos de atención a clientes directos, es una situación más demorada que las obras de Transmilenio. Son unos manipuladores terribles, con el tema de la famosa “portabilidad”, que aquel gran congresista de peinado raro, que no le gusta leer y de apellido Gaviria, lanzó como su obra magistral, pero que en realidad es la copia de una normatividad internacional. Para ser más claro, esta empresa no permite que uno haga portabilidad directa, sino que le hacen esperar al siguiente corte de facturación, sólo si al pasar la petición, no se hace con menos de diez días previos a que se genere de nuevo, porque si no, el proceso se va a dos cortes, de allí, lo pasan a prepago y sólo en ese momento usted podría pasarse a otro operador celular. Mi pregunta es, ¿Acaso no tenían la obligación las empresas de hacer este trámite máximo en 3 días? ¿Hecha la Ley, hecha la trampa?


A la hora de hacer reposición de equipos, es curioso ver como patrocinan el mercado negro. Ya que no dan muchas opciones y porque es más costoso comprar un celular con ellos, obligándose a firmar cláusula de permanencia de mínimo 12 meses, que por ejemplo, salir a comprarlo en un sitio legal, como puede ser Panamericana, o Foto Japón entre otros, y ni que hablar del mercado negro, en el cual le podría costar la tercera parte. Supuestamente según la Ley, no se pueden hacer cláusulas de permanencia superiores a 12 meses pero ellos las hacen sin problema a más tiempo, al igual que los señores de la empresa Claro.


Claro: sus centros de atención al cliente parecen plazas de mercado: están a reventar, normalmente no tienen lugares donde sentarse cómodamente mientras espera todo el tiempo que cualquier proceso con ellos implica y las palabras como cordialidad, respeto o servicio, nunca se las enseñaron en la vida y menos en la capacitación.


De igual forma, según la Ley, uno tiene quince días para devolver un producto, cancelar un servicio o pedir su cambio para ellos este tiempo se reduce a dos días. Lo explico, porque alguien que nos escribió y nos demostró que es real lo que les comento, compró un equipo celular con un plan prepago en alguno de estos puntos de las grandes superficies. Falló totalmente al segundo día, al tercero volvió donde lo compró y le dijeron que ellos no podían hacer nada y que se debía ir directamente a Claro a buscar una solución. Al quinto día la usuaria lo hace pero los señores de dicha empresa no se lo cambian inmediatamente, con la excusa que ya pasaron los dos días y que debe entrar a revisión en servicio técnico. Esto demora cinco días hábiles, es decir, ocho días de calendario. Después de eso y por comunicación que ella hace a Claro, le informan que pueden pasar por el equipo que tenía porque ya estaba listo y que el diagnóstico era una falla en la batería, la cual sería cambiada y que con el soporte de ingreso, cualquier persona lo podría reclamar. Envía un tercero a hacer dicho trámite, pero resulta que no se lo permiten ya que ahora dicen, que le van a cambiar completo dicho terminal móvil y que como tiene que firmar algunos papeles adicionales, no se le puede entregar a la persona autorizada, es decir, se debe volver con la señora. Después de quince días por fin se cambia el celular. Qué negligencia y que tramitología engorrosa, ¿No les parece? Éste es un solo ejemplo de los millones que hay, que demuestran la negligencia y la mediocridad del servicio en algo tan básico como cambiar un equipo en prepago de $57.000 colombianos.


¿Será por eso que cada vez que hacen negocios, compras de empresas y demás, donde está el señor Carlos Slim, siempre queda un manto de duda o dolor? Si no me creen, por qué no traen a la memoria cuando iban a comprar Telecom Colombia; recuerdan que el Sr. Slim fue recibido en la Casa de Gobierno, como el gran enviado de Dios y que al poco tiempo gracias a la Contraloría, se pudo evitar que se regalara la empresa por un 65% de lo que en verdad valía.


E.T.B.: una de las empresas que más le cuesta a la Nación, con una burocracia inimaginable. Tienen un servicio al cliente que es un elogio a la mediocridad. Curiosamente en sus cifras y cobros siempre se equivocan pero en contra del cliente, cosa que me parece bastante sospechosa. Su medidor de velocidad de internet como los de otras empresas proveedoras de dicho servicio, está manipulado y siempre marca más de lo que en verdad ofrecen al usuario. Lo invito a hacer el ejercicio de una medición. Entre a la página de ellos y al mismo tiempo con alguna otra, como http://www.testdevelocidad.es/ mire la diferencia de registro de velocidad. La explicación que ellos dan es que supuestamente, marca menos porque es un medidor internacional. Eso es tan irreal como que le digan que al arreglar un neumático de su auto, le cobren más dinero porque le colocaron aire del grueso. No por casualidad estuvieron en el escándalo de los semáforos. Cuando ese gran pseudo pensante que fue Alcalde de Bogotá el señor  Lucho Garzón, hizo casi instalar semáforos sobre los semáforos.


UNE: son los campeones mundiales de la estupidez, la mediocridad, el mal servicio, el poco compromiso y la antiética empresarial. Tienen un call center en el cual su personal de paisas sólo tiene el acento porque la esencia del servicio al cliente, vocación de ayuda como carisma, característica de las personas de aquella hermosa región de Colombia, para estos personajes nunca vino en su ADN.


Llamar a su call center es cosa de no menos de 30 minutos para algo muy básico. Si hablamos de intentar cancelar su pésimo servicio, es toda una odisea, ya que no se va a demorar menos de 1 hora en el teléfono con toda la parafernalia de ellos. Cuando le atienden, piden hacer 4 preguntas para verificar que usted sí es usted, haciendo las mismas no tardan menos de 15 minutos porque para variar, le dirán: “Que pena  con usted, el sistema está un poco lento, gracias por esperar”. ¡Es de no creer! Me da la impresión de que para contratar a su personal de servicio, utilizan como parámetro, personas similares al personaje del comercial de 4G Revolution: cara de tonto, cerebro sin estrenar y voz insoportable. Sea esta la oportunidad para decir que este producto también es un fraude, ya que lo ofrecen para todo el país con un servicio 10 puntos, cuando sólo aplica para las ciudades de Medellín y Bogotá. Más publicidad engañosa pero como las entidades que deben velar por nuestros derechos no hacen nada, pues carta blanca para que ellos sigan pasando por encima de sus usuarios. Llevan 20 días con su IVR, dañado, así que cuando usted quiere llamar a colocar una queja por su pésimo servicio, después de varios minutos en línea, escucha una grabación que en inglés le dice que su servicio presenta fallas y que intente más tarde. Eso ya lo sabía, ¡quiero es soluciones!


Tendría acá para contar y mencionar millones de casos que obviamente estas empresas siempre desmienten, maquillan y tratan de cubrir con sus irrelevantes publicidades o promociones. Lastimosamente a nosotros -los usuarios- no hay quién nos defienda.


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
@chesitoJR
@sowhatcolombia




sábado, 29 de septiembre de 2012

Gerenciando el servicio al cliente





Hablar de servicio al cliente suena familiar, cotidiano y aparentemente fácil, pero para muchas organizaciones no lo es tan así, ya sea por la falta de identidad, por problemas culturales o políticos y por muchos fenómenos que influyen en este proceso tan específico detallado e interesante. Hoy abarcaremos un poco de este tema y  trataremos de entender y dar una opinión al respecto.


¿Qué sucede cuando vamos a tramitar una queja, una petición o una reclamación a una entidad ya sea privada o estatal?
Sucede que la mayoría de las veces nos dicen “por favor diríjase a la ventanilla…”, “por favor vuelva mañana que el encargado no está, salió a una reunión importante, “que pena el jefe del área está almorzando y ahora nadie puede atenderle”, “señor su queja no aplica, perdió su tiempo”, “el siguiente”, “vamos a hacer una exhaustiva investigación y vuelva después”, “pague y después reclame”. Esos son algunos de los comentarios de los millones que encontraríamos a diario cuando buscamos atención, información o ayuda: sólo disculpas.


¿Qué es eso de: venga mañana señor si la solución es hoy?, ¿O: nadie le puede atender en la hora de almuerzo?, ¿Acaso la empresa cierra, quiebra, se clausura al medio día? No señores, eso es el pasado, en la prehistoria, pero no ahora en un mundo globalizado, cambiante y desarrollado, donde la tecnología cada día avanza a pasos agigantados, donde día a día aparentemente hay menos oportunidades de desarrollo y trabajo.


¡Recuerde, enredar y confundir no es servicio al cliente!


Es claro y preciso saber que este es un proceso largo, de entrenamiento constante y tanto de valoración, como de evaluaciones en una entidad u organización, si se quieren cambiar en realidad las cosas. Ese cuento de “acá todo se hace bien no hay quejas”, no es cierto. Siempre habrá algo para cambiar, mejorar, perfeccionar y en algunos casos, mantener.


El cuento de los gurús del servicio al cliente no existe, ellos son guías, son instructores pero si yo, como ser humano no deseo ser parte de la solución sino del problema, ningún libro o política cambiará la situación. Debemos empezar por saber qué queremos, para dónde vamos y si en verdad nos gusta lo que hacemos. Porque las organizaciones necesitan gente comprometida con la causa, con la entrega de sus operarios, desde el más raso de la baja gerencia, hasta el más importante y prestigioso de la alta gerencia. Todos y cada uno, aportan o destruyen y eso debe ser muy claro en las políticas de la organización.


Desde el punto de vista de la organización, también se debe cambiar la perspectiva de ver al trabajador como un artículo a explotar y desechar. Se le debe considerar como un valioso recurso de la compañía, es más, hay que hacérselo saber, haciendo seguimiento a lo que él considera importante, recibiendo sus sugerencias, estudiándolas a conciencia y si son aplicables, poniéndolas en práctica y si no, hacer una retroalimentación del porqué no se pueden y orientarle para que en el futuro lo intente de nuevo. Que gente como él que está comprometida, siempre sean bienvenidos y son engranajes de su organización. Con lo anterior generamos empoderamiento, sentido de pertenencia y del empleado hacia la organización.


Desde el punto de vista del servicio, debemos tener claro varios aspectos, por ejemplo:


Existen momentos de verdad donde el cliente analiza si está siendo bien tratado, como se merece y si desea con base en eso, volver a tener contacto con nosotros, o si por el contrario, no desea ningún vínculo más con la organización. Cuando los momentos de verdad no se manejan bien, la calidad del servicio regresa a la mediocridad


La diferencia entre un servicio y un tangible, como podría ser una manufactura, está basada en lo siguiente:


  1. Un producto se hace en el momento de prestarlo.
  2. Un servicio no se puede producir, inspeccionar o almacenar.
  3. El servicio no se puede mostrar, ni mandar una muestra anticipada.
  4. Un servicio no es tangible, depende de su experiencia individual con él.
  5. La experiencia NO se puede vender o pasar a un tercero.
  6. Si se presta inadecuadamente un servicio, no se puede revocar.
  7. La seguridad de la calidad se debe tener antes de la producción, no como en las manufacturas.
  8. La prestación requiere generalmente de interacción humana.
  9. Las expectativas del receptor del servicio son parte integral de su satisfacción como resultado.
  10. Mientras más gente entre en el proceso, será menor el grado de éxito del mismo.

Teniendo en cuenta lo anterior, no debe quedar ni una sola pieza suelta, ni nada al azar, debemos ser muy cuidadosos respecto s los puntos mencionados, para evitar malos entendidos que terminan siendo problemas para la compañía e insatisfacción para el cliente.


Tres características comunes a las mejores organizaciones de servicios son:

  1. Una estrategia de servicio bien concebida.

  1. Personal que tiene contacto con el público.

  1. Sistemas amables para el cliente.


Con base en lo anterior, no deben existir departamentos exclusivos o cerrados y que no sean dinámicos. Actitudes comunes como creer o decir: “pero si eso no me toca a mí, que lo atienda a quien le pagan por eso”, son un total despropósito y un daño, que de hacerse repetitivos originaran un irreparable quebranto entre su empresa y sus clientes.


En este sentido, se deben tener en cuenta que si en realidad se quieren hacer las cosas bien, tanto desde el punto de vista personal, como organizacional, se debe entender que esto es un proceso que se lleva paso a paso y no se logra de la noche a la mañana, ya que en él se conectan muchos aspectos de la vida y de la formación social, como profesional del individuo. Lo único que si es  muy claro, es que sin un buen  servicio al cliente, no habrá futuro para ninguna nueva negociación, adicionalmente, estaremos destinados y condenados a decaer por próspera que parezca mi empresa.


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
@chesitoJR
@sowhatcolombia




miércoles, 12 de septiembre de 2012

Amor Tricolor





Hoy nuestro tema es el “Amor Tricolor”. Estuve escuchando los comentarios mala leche del señor Gorzy, periodista deportivo uruguayo que hizo hacia  Colombia. De  igual forma lo realicé viendo y escuchando la reacción de los medios tanto deportivos como de prensa en general y obviamente la reacción de las personas del común.


Vamos por partes y creo que  todo empieza  por contextualizar cada  cosa que dijo este personaje y mejor aún aceptar, así duela, los  errores o pecados que se puedan tener:


-      Como lo hizo Julio Sánchez, al iniciar su introducción cuando le entrevistó al señor Gorzy, el tema  narcotráfico, está presente en el pasado del  fútbol colombiano, ¿o a quien se le olvida eso? A  nadie creo,  y sino miremos la  serie “Escobar el patrón del mal” y ahí, en este preciso momento, nos lo están recordando. Habla también de la  Copa  América, en lo cual tiene razón parcialmente al decir, que no era la  mejor de las  copas, porque no vino Argentina y selecciones  como Brasil y Uruguay vinieron con suplentes. En eso  tiene razón pero en ningún momento acierta en llamar “narco copa”, eso es  un disparate y un absurdo, la  ganaron en la cancha  -bien o mal- pero se  ganó en la  cancha y en la  final frente a un muy aguerrido México. Creo  que acá  acaban   las  culpas y las cosas  que  hay que  aceptar  y debe ser tema cerrado.

-      Ahora  hay que  ver  como lo tomaron los  medios: Salvando a la W, que fue a la raíz del problema, acepto culpas, exigió respeto con fundamentos; el resto de los  medios fueron como es  habitual, unos incendiarios y unos amarillistas. Armaron un llanto y una moqueadera  que daba vergüenza. Esa  sensibilidad particular mezclada  con  ética parcial, es la  que hace  que la  sociedad esté mal. Por eso seguimos  viendo a  una  nena  que  habla del jugador súper “chévere”.


-      Ahora lo que se debe hacer: mirar los problemas  que tuvimos en el pasado, aprender de ellos y lo más importante no volver a  caer en los mismos. Crear  toda una  identidad; pero  una real, no una payasada como lo es, la de “Colombia es pasión”. Algo que sea  real, que el colombiano lo sepa y lo sienta. Esto debe ser no  solo para el futbol, sino en general para  toda la  identidad  del país tanto dentro como fuera del mismo.


Amigo colombiano es el momento justo, nunca  antes  estuvo  tan oportuno hacerlo, o tan necesario y menos  aún ha habido la  materia prima que hay ahora. Lo explicaré  mejor:


Se viene TLC con los Estados Unidos y acordándome  de  como hablaba, en el programa de televisión que compartimos set de grabación un buen amigo como es  el empresario mexicano Jorge Ostap Senkowski de la experiencia en su país  y de  cuando  había nacido la pauta “Si es  hecho en México es  bueno”, creo que es  el momento de que  Colombia; haga lo mismo y  se  empiece a blindar,   para lo que se le  viene,  con la llegada  de las  grandes cadenas de  comidas, grandes  superficies  y  muchas más  cosas, que de no  hacerlo, pondrán  en riesgo la  economía, estabilidad y el trabajo de  años de los  empresarios Pymes de la  nación.


Ligados a eso y buscando una  revolución social real mental, generada con ideas, respeto, fundamentos, criterio, pasión, disciplina, trabajo en equipo y no con violencia o armas, empezaremos a  construir una paz  verdadera y duradera, no la farsa de la que hablan  los actores del conflicto o los políticos. Allí está la paz que quiere Colombia, la paz que nace  respetando a mi vecino y no colocando la música a  todo volumen, al peatón de la  calle, cediendo la vía en el 1 a 1 cuando hay un cruce, al del respeto por las  sillas preferenciales las cuales ni uso así estén desocupadas, porque sé,  que solo son para  adultos mayores, discapacitados o mujeres en embarazo. Respeto y Responsabilidad por los hijos, Valoración por la palabra comprometida. En cosas tan básicas  como éstas, está el inicio de la paz. De la que nos hablan en la  televisión es una manipulación de la política, del negocio de la  guerra y el narcotráfico. Si los  ciudadanos  conseguimos la primera paz que yo aconsejo los  segundos no podrán seguir  manipulando  más y tampoco podrán seguir haciendo con nosotros lo que desean.


Hay que  empezar también la  etapa de la discriminación… Si, discriminación, por el que es  violento en su casa, con el que  delinque, con la que se prostituye, con el deshonesto, con el político que abusa de  su poder y roba el dinero del estado. Esta  discriminación debe ir ligada a la  denuncia, el seguimiento y el apoyo a las instituciones para que  ejerzan su deber  de impartir justicia  y de  cuidarnos a los  ciudadanos de bien.


Como  paso siguiente  y con un clima  tranquilo empezaremos a  dar  valor  a lo que se  tiene  y que la  frase de “las tres cordilleras, los dos  océanos y las mujeres  más lindas del mundo”, en verdad  se sienta, se crea, se cuide  y se  valore. Que conservemos las  zonas  verdes divinas de  todo el territorio y denunciemos a  todos y cada uno de los  que les quieran hacer  daño, que protejamos los dos  océanos y los aprovechemos para el turismo y no para actos delictivos o para que la  señora Canciller se los quiera  regalar a  Nicaragua, y pues  que  las mujeres más lindas  del mundo sigan existiendo en todas y cada una de las  mujeres de  este país, no solo en  20  tontas  que  colocan  a desfilar  como ganado en un reinado o peor  aún  con  siliconas  talla 50 en un reality, o las pseudo pensantes presentadoras de programas de chismes o “farzándula” criolla. Con ellas  aprendí que “Hay silicona para las tetas pero no para el cerebro”.


Es la  hora de  aprender  de los paisas de  su cultura metro y de  su amor por Medellín, de los rolos de  su cultura y de su arquitectura, de  los  santandereanos de  su espíritu empresarial, de  los vallunos del aprovechamiento de la  tierra con la agricultura, de los  boyacenses de sus riquezas esmeraldiferas, de los llaneros de  sus riquezas petroleras, de  los costeños de su buena  mesa y de su turismo, de los tolimenses de su gastronomía, en fin, de las miles de  cosas  buenas,   que  todas  juntas  hacen la  fórmula perfecta del éxito nacional, ¡pero ojo! Todas  juntas,. Si falta alguna,  el  resultado no será  el mismo. Lo único que habría  que quitar son los regionalismos tontos  y frases  como: cachaco maluco, paisa tumbador, pastuso bruto, corronchos perezosos, pereirana … No más por  favor, son uno  solo y es la  hora de la unión.


Es la  hora de aprovechar los  referentes  de verdad  y no  los que nos inventamos nosotros los del marketing  y la publicidad como por  ejemplo: Mariana Pajón,  una  súper  mujer y que  como decía  en días pasados, la medalla de oro  que  ganó en Londres 2012 es lo de menos, esperen y van a ver que,  va  a  ganar  treinta medallas más  de  esas. No dejen por favor de   valorar cómo habla, cómo se  respeta, cómo se  quiere,  cómo es apasionada por su deporte, su familia y  su país. Esa  señorita  debe  ser el estandarte y el ejemplo a  seguir de la mujer  colombiana,  una  mujer  verraca como dicen  ustedes. Está  Juanes, Carlos Vives, Andrea Echeverri, Toto la momposina, Jorge  Celedón, entre  muchos  artistas. Está  Falcaíto, James Rodríguez, los  chicos de los  olímpicos  los  cuales espero  sigan apoyando y que la próxima no sean 8 medallas sino 16 y cada vez más. Hay mucho para unir y valorar, ¡entonces  que esperan!


Hay que enamorase de  Colombia para  que  todos los  que  venimos de  afuera lo hagamos también, que sintamos  el amor que ustedes  tienen por su país y que nosotros de  ahí  empecemos a  tomar el mismo amor y que queramos imitarlos con nuestros países de  origen.


Con las pocas cosas  que  pude  mencionar en este  editorial y con  cuarenta millones de cosas más  buenas, ¿en qué  grupo se va a ubicar usted? ¿En los del lagrimeo y la  sensibilidad estúpida o en los  que van a  hacerme  caso y ayudaran a  colocar a  Colombia en lo más  alto, donde  se merece  estar? Si es  de los del segundo grupo, confío en  usted, yo estoy en ese  grupo, porque confío en Colombia, por eso  vine y quiero aportar, ser generador de  esa  identidad y luchar para  hacer ese  sueño realidad. Entonces  vamos a pelear de la mano por este AMOR TRICOLOR.



Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
@chesitoJR
@sowhatcolombia



viernes, 8 de junio de 2012

MUJER EL HOMBRE DEL SIGLO XXI





“MUJER EL HOMBRE DEL  SIGLO XXI”




Hoy nuestro tema de editorial es “MUJER: EL HOMBRE DEL SIGLO XXI”.

Es muy triste ver que día a día, en una sociedad cada vez más decadente, mediocre y poco ética notamos como nosotros los hombres, -los causantes de la mayoría de los problemas que tiene la humanidad- estamos contaminando de todas estas mañas a las mujeres y como ellas nos empiezan a superar en dichas malas costumbres.

Me aterra ver como las mujeres día a día son más parecidas a los hombres. Me  explico: los hombres trajimos el alcoholismo y ahora las mujeres ya beben más que los hombres. En el tema sexual nos estamos portando igual,  porque cada  vez se cuidan menos y cada vez son más promiscuas y menos respetuosas de su cuerpo. La violencia psicológica y física también va en crecimiento.

De igual forma veo como los medios de comunicación no colaboran mucho para que esto cambie. Ayer vi una versión más de “SIN TETAS NO  HAY PARAISO”. Que linda oportunidad para vender de nuevo la imagen al extranjero de la mujer colombiana, espectacular; el que ve tanto de lo mismo y nunca ha venido va a decir que si colocan un techo a Colombia se volvería el prostíbulo más grande del mundo. Un asco ver un programa donde Pirry reclama la dignidad de la mujer colombiana e inmediatamente  viene esta farsa de programa. Coherencia entre lo que se dice y se hace para la gente de RCN.

Me pregunto, ¿Es que Colombia sólo hay narcos y prepagos ya que es lo que muestran en el 70% de sus programas? Estoy totalmente seguro que no es así, acá hay todo un mundo de gente trabajadora, honesta, profesional, que sabe qué es lucharla día a día y no sólo la estupidez que muestran en estas telebovelas donde el que hace el casting, trabaja al 50% porque le piden mujeres con pinta, actitud, pensamiento y programación de prostitutas y las consiguió, pero el otro 50% que corresponde al de saber actuar, por ahí la cosa no anduvo.

Entonces, ¿Qué pasa?, ¿Por qué sólo se quiere mostrar esto?, ¿Por qué tienen que llenar la televisión de mujeres estúpidas que no pegan ni un cartel y que si no fuera por el telepronter, no podrían hablar 30 segundos seguidos?. Estoy harto de las modelitos de dos pesos que aparecen en cada libro de prepagos pero que después, siempre salen diciendo que es persecución de gente envidiosa y que van a demandar, lo raro de esto es que en el siguiente libro, vuelven a aparecer y la demanda que nunca se interpuso, se vuelve a mencionar. Fastidiado de las mujeres tipo perfil Amparo Grisales, ya que cuando ella se eriza, yo siento náuseas, aparte de desnudarse ¿Dejó algo más para la televisión y para la vida? Estoy aburrido de todo esto.

No quiero más reinados, no quiero más tontas diciendo “hombre con hombre, mujer con mujer y así a su vez”, o la que habla perfectamente el inglés y está en “Cartagenetion” y un sinfín de anécdotas que son para suicidarse, tampoco quiero saber de aquellas que solo saben decir que su personaje favorito es la madre Teresa de Calcuta, su libro elegido es Cien Años de Soledad y que va a luchar por la paz mundial y mostrar la verdadera imagen de Colombia. Si este tipo de mujeres  son las que muestran la imagen de Colombia, ahora entiendo porque se habla tan mal del país.

Yo quiero mujeres de verdad, como millones que hay en Colombia; para sólo contar unos pequeños ejemplos diré: actrices de verdad como Ana María Estupiñan (la Pola en la niñez), una mujer que físicamente es hermosa y como persona es  mucho más linda aún, que paso a paso lleva su carrera, que  viene sin mancha y que no tiene que desnudarse para firmar el próximo contrato. Quiero periodistas como Judith Sarmiento, Claudia Palacios, Patricia Janiot, Gina Paola Chávez; presentadoras como Vanessa de la Torre, Silvia Corzo, Said Char; empresarias y ejecutivas como Marcela Negrette Diseñadora Internacional, Lina Cantillo, Beatriz Fernández de Crepes & Waffles , Marcela y Claudia Leiva, Yolanda Auza Gómez, presidenta de Unisys de Colombia y Gerente General de Lacsa; Marta Clark, Gerente General de Adobe para América Latina; Mónica de Greiff, Presidenta del Grupo Energía de Bogotá; Luz Elena del Castillo, Directora General de Ford Motor Colombia; Carmiña Ferro, Presidenta de Helm Bank; y Violy McCausland-Seve, Presidenta de Violy, Byorum & Partners; y paro acá porque si no, no acabamos en años dada la calidad de mujeres que hay en Colombia.
¡Pero ojo señores! El problema no es sólo de las mujeres, podría decirle que es más de nosotros que de ellas, porque somos tan tontos, que vemos primero el escote en lugar de escuchar sus palabras y pensamientos, compramos más la estupidez de los medios y parece que entre más grande las siliconas, más audiencia tendrán de nosotros. Es nuestra obligación brindarles respeto para ganarnos con hechos y no con imposiciones el respeto de ellas. Tengamos status al salir y dejemos de verlas como trofeos que paseamos por la pasarela y que deberían ser la envidia de nuestros amigos trogloditas, que piensan similar a nosotros y que esperan tener una chequera más robusta para quitarnos la propiedad de este bien sexual.

De igual forma, el tema la violencia que se está viviendo me parece terrible y más aún, la impunidad que nuestros padres de la patria por proteger a los delincuentes que son, dan la oportunidad que existan vicios de Ley donde miserables como el violador del parque nacional, pueden quedar libres y pueden peor aun, volver a cometer sus acciones delictivas y demenciales. Yo no quiero más marchas de 10.000 personas en contra de la violencia hacia  la mujer, otras 10.000 personas en otra marcha contra la violencia a los toros (ojo, la comparto 100%, no más toreros), otras 10.000 personas en una marcha en contra de los secuestros, una más con 10.000 personas donde se marche en contra de la violencia intrafamiliar. ¡¡No!! Yo quiero que se unan todas estas marchas y que los 40.000 que salieron, animen a salir a los 40 millones de colombianos no una vez, sino miles de veces para marchar en contra de cualquier acto de violencia, que se denuncie y que se condene lo mismo tanto socialmente, como penalmente, eso quiero. ¿Será mucho pedir? ¿O seguimos en la misma indiferencia que hasta hoy hemos vivido? Y seguimos actuando bajo la premisa que si no me afecta a mí directamente, como para qué salir a marchar.

Espero que esto al menos para alguien, le permita abrir su panorama para ver la vida distinta y busque un cambio y sé que que a través de ese pequeño paso ya no tendré que encontrarme  constantemente cosas como una que vi ayer en Twitter de una famosa modelo y supuestamente actriz de televisión, que coloca en su imagen una frase que decía: “Mi cola hummmmm, lo que le faltaría a la barbie para ser perfecta”. Que genia por  Dios, que capacidad mental. Veo que puede tener razón y más aún cuando creo que tanto la barbie como ella dentro de su cabeza sólo tienen aire. Cosas como estas son las que me hacen entender y promulgar cada vez más que ¡HAY SILICONAS PARA LAS TETAS PERO NO PARA EL CEREBRO!


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.

De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,

Héctor Jiménez Rodríguez.
@chesitoJR
@sowhatcolombia



jueves, 31 de mayo de 2012

“NO ME HABLES DE DIOS”









Hoy nuestro tema es “NO ME HABLES DE DIOS”. Les parecerá un poco fuerte nuestra gráfica y el nombre de nuestro artículo, pero más adelante en las líneas que vienen, les darán una idea del porqué de mi expresión.


Estoy harto de ver y escuchar todos los días por donde voy, el tema de Dios. No por Dios, sino por la doble moral con la que se hace. Lo veo en el Facebook, lo veo en los estados de la BlackBerry, en los grupos, en el deporte, por todas partes, pero vivo cada día en una sociedad más sucia, hipócrita y decadente.


Me hace reír bastante cuando veo muchas mujeres que escriben en sus redes sociales o en su estado de Blackburn: “Gracias Dios por todo lo que me estás dando”, pero cuando analizo su vida, veo que ha progresado en su trabajo y en sus metas, a través de la dehonestidad, deslealtad, de dividir, de vender su cuerpo a sus clientes o jefes. Mi pregunta a ellas es: ¿Dios les dijo que se vendieran o fueran tan poca cosa y por eso le dan gracias por las indicaciones para triunfar en la vida? ¿Será que tienen por tanta rezadera las rodillas peladas? ¿O será por otra cosa?


Lo veo en el tipo que tiene mil escapularios, tatuajes de Dios, imágenes santas, pero sale con un arma a robar, matar, violar y secuestrar. Para ellos su proyecto de vida debe ser… “El que peca, reza y empata”.


Cuando miro el fútbol y escucho que hablan de las maravillas de  Dios, de su entrega y conexión con Él, los analizo arrodillados y entregados a una vocación, pero después dentro de la cancha me doy cuenta de cómo tratan de engañar al referee, como de manera mañosa pierden tiempo y lo peor de todo, de manera absurda van a golpear y tratar de lesionar a otros deportistas. Me pregunto, ¿Dónde les quedó la rezadera y la palabra del Mesías?


Siento asco cuando veo a los políticos -que son los peores de todos-, yendo a las ceremonias religiosas y dándose golpes de pecho, -mucho más si estamos en campaña electoral- y hacerse los cancheros mostrando ese lado puritano, sabiendo que dentro de ellos nada de eso existe y menos en su entorno. ¿Dios les aconsejará que hagan tantos peculados, desfalcos, escándalos, conflictos de intereses y manipulación del poder?


Me burlo bastante de estos que van a la iglesia, sea el culto que sea y se desgarran en oraciones y arrepentimientos pero al salir de ahí, se van para donde el santero, brujo, espiritista, el de la magia negra, tarotista, el de la carta astral, para que le liguen el ser querido, el amor, para hacer brujería y joder a los demás o para los talismanes de suerte. Nunca, en lo que he estudiado de Jesús, la Virgen o cualquiera de los personajes que los rodearon, supe que pararan una peregrinación para ir donde el profesor Salomón (si alguien me escribe y me dice que tipo de profesor es, o que es lo que enseña, se lo agradeceré), que les leyera el tarot Janin o la carta astral con Mauricio Puerta. De que existe gente con poderes de hacer bien y mal, no tengo la menor duda, pero ustedes deciden si sólo requieren de Dios para triunfar y para evitar que terceros les hagan daño, o poder bloquearlos si ya alguien lo hizo hacia usted. ¡Cuidado no es posible casarse con Dios y con el diablo!


Los curas, pastores, enviados o como quieran llamarles, son otro tipo de personas que me hacen perder un montón la fe. No quiero más payasos como el padre chucho o el padre Alberto. No quiero más a Benedicto XVI comentando: “Dios no quiere a las parejas que conviven sin el vínculo del matrimonio”. Me pregunto al leer esto, ¿Será que a Dios sí le gustan los curas pederastas?, ¿Será que le gusta la opulencia que viven en el Vaticano, o el anillo de más de U$450.000 que usa el señor de blanco? ¿Dónde quedó aquello de los votos de pobreza? ¿Lo del camello y la aguja? ¿Sólo en la Biblia?  Por fortuna ahora llega la dirección de su santidad Francisco el nuevo Papa argentino, con el cual se ha reavivado la fe y la creencia en la religión.  Alguien en verdad con los votos de pobreza, ayuda al prójimo claros, vividos en toda su vida y que genera una paz y una credibilidad absoluta. 


Me asquea la religión como negocio y tanta secta de garaje o ya crecida que te reciben con la declaración de renta y proyectando tu diezmo. He visto tanta gente hacer dinero, ganar poder, llegar a la política, tener sexo, todo en nombre de Dios, que en realidad, cada vez les creo menos.


Cuando voy a la iglesia, veo como la gente muchas veces va más porque los vean, que por vocación. Están más pendientes de la ropa, el sentado de la del lado, de ver el paisaje, que de escuchar y sentir a Dios. No puedo creer como hasta para ir a tomar la comunión, la gente se empuja, no respeta la  fila y miran con odio al que les pasa por el lado. Cubren cada equivocación y atropello con una Biblia. No quiero gente por horas en el culto, quiero gente que se conecte con Dios así sea 1 minuto y hable con Él con el corazón y no con palabras. Les dejo una pequeña reseña de la biblia para estos personajes que son chupa iglesia: “Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.” Mateo 6:6. ¿Entonces cuál es la  necesidad de figurar?


Es muy fácil  hablar y creer en Dios cuando todo está bien y marchando, pero qué difícil es creerle, seguirle y soportar con fe cada prueba de la vida. Ahí sí los quiero ver apegados a Dios y cumpliendo Sus doctrinas.


Con lo que escribo no quiero decir que no creo en Dios, obvio que creo, en lo que no creo es en un alto porcentaje de la humanidad que vive en una ética parcial y una sensibilidad bíblica. Amo a Dios sobre todas las cosas, trato de seguir Sus doctrinas, de no equivocarme para no alejarme de Él. Como diría Ricardo Arjona: “Tengo la consciencia tranquila, por eso no me confieso”. De igual manera no quiero seres humanos perfectos o santos, porque eso sería imposible, sólo quiero gente coherente entre sus palabras y sus actos, sólo eso, ¿Será mucho pedir?

Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
@chesitoJR
@sowhatcolombia