miércoles, 26 de diciembre de 2012

Los Bancos y sus Mentiras




De manera  muy risueña  en realidad,  veo y escucho a  diario la publicidad  generada por los  bancos  para nosotros  sus usuarios y para ser honesto, me  siento en “Alicia en el país de las  maravillas”, pero  de manera muy triste,  cuando llego a un banco me  doy cuenta  que son  sólo promesas, lindos  spots y un cúmulo de  mentiras  que  nunca  se  cumplirán.


Escucho y veo cosas  como “Usted  y nosotros del mismo lado”, “su banco amigo”, “¿Qué tan alto quieres llegar?”, “las cosas descomplicadas nos  gustan a  todos”, “le estamos poniendo el alma”, “crédito fácil y rápido”, “creer por naturaleza”, etc., pero dejemos  ahí  algunos  de tantos spots  que  en realidad  no son más  que un compilado de mentiras e  irrespetos  hacia la  gente que lo mira y más  aún,  a  los  que requieren los servicios de  dichas  entidades.


Obviamente  un  negocio debe  ser  rentable,  pero según cifras  del  Gobierno, las  utilidades  en el último año del sector   financiero  sobrepasaron los  6,5  billones de pesos.  Entonces, ¿Por qué se  quejan   tanto  ahora los bancos  con los  cambios  que supuestamente quiere  hacer el Gobierno? (que en realidad  no le  creo). Si son tan amigos  y piensan  tanto en nosotros,   ¿Por qué  razón  no  tienen  oficinas  con el personal completo para  evitar pasar  horas  y horas  haciendo  interminables  filas?, ¿Por qué  no  colocan personal con voluntad de servicio, que reciban un pago justo, que esté capacitado  y motivado a  atender y no el mediocre y poco comprometido que nos recibe? Esto no se parece a los  comerciales de  TV. Si son  tan amigos  y confían  tanto en nosotros los  bancos, ¿Por qué me piden demostrar  que  me sobra el dinero si requiero  de un préstamo? ¿Por qué si son  tan  amigos y nos quieren  tanto, no bajan las  tasas  de interés,   sabiendo que el negocio es tan rentable?, ¿Por qué me  cobran  una  cuota  de manejo de  tarjeta y después  aparte de  todo, me  cobran el uso del  cajero de la misma  entidad? ¿Por qué,  si por alguna  razón clonan mi tarjeta, o  si me  sacan los  fondos  de mis  cuentas  de manera  fraudulenta, tengo  que  ir  a una investigación donde  me tratan  peor  que los delincuentes  que lo hicieron y además debo  esperar  a  mirar si el  banco se  digna a darme  una solución o   las más  fácil perder mi  dinero?  


¿Por qué  si en países  como Argentina, Brasil, Ecuador, Chile -por nombrar algunos- las  compras  con tarjeta de  crédito  diferidas hasta 6 ó 12  meses,  no le cobran intereses al tarjetahabiente y son rentables,  acá  si lo hacen?  Si  son mis  súper amigos, ¿Por qué me  cobran  hasta  el aire? No quiero recordar el UPAC o ahora el UVR.


Hay tantas  cosas para mencionar   que en realidad no  acabaría  este  editorial en  100 años. Sólo por  favor  a los  señores de los  bancos, dejen  de  tener  campañas publicitarias estúpidas  y sin sentido   y sólo denle  respeto, ética  y justicia a los  clientes  que  tienen  o podrían  tener. En realidad  uno no escoge  un  banco  bueno,  sino el menos  malo, que tristeza  que el  Gobierno va de la  manito de  ellos y no haga  nada al respecto.
Creo  que nuestra  futura  campaña  de publicidad   va  a  ser  diseñada para los  bancos y consistirá en  enseñarles  el valor de la  amistad, porque  por lo que veo,  no  conocen el significado de la  misma  y por eso es  que  están  trapeando el piso con nosotros los  usuarios. So What? Entertainment  cumplirá esta  tarea  social.



Como nos interesa mucho su opinión y brindar temas que a usted le gusten, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.
De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,

Héctor Jiménez Rodríguez.
@chesitoJR
@sowhatcolombia


No hay comentarios:

Publicar un comentario