jueves, 28 de febrero de 2013

Asumir errores – grandeza y madurez en la vida





Foto cortesía: @FCPorto



Este fin de semana, el futbolista colombiano del Porto de Portugal – Jackson Martínez – quiso picar un balón a la hora de ejecutar una pena máxima cuando su equipo enfrentaba al Rio Ave por el torneo local de dicho país; la jugada no tuvo un final feliz, ya que el arquero no se movió y con una total tranquilidad recibió un balón fácil y sin fuerza en sus manos.


Después de esto, tuvo dos oportunidades más para reivindicarse y cuando se esperaba algún gesto de parte de Martínez, como podría ser el de el dedo en la boca, para que la gente hiciera silencio o la famosa mano en el oído, como indicando que no los escuchaba, de manera muy respetuosa e inteligente celebró ofreciendo excusas al público. Después de finalizado el partido lo hizo de igual forma con los compañeros de su equipo.


Quiero destacar mucho este hecho porque considero que es un acto de absoluta gallardía, admiración y profesionalismo.


Qué difícil es asumir los errores para nosotros los seres humanos, en la mayoría de los casos, es más fácil sacar excusas, buscar responsables, evadir responsabilidades y no afrontar lo que por obra u omisión se ha generado.


Les daré unos pocos ejemplos para que los analicen y puedan comprobar lo que le estoy sugiriendo:


-      Si bebemos, decimos que es por alegría, tristeza, depresión, penas de amor, más nunca afrontamos que es porque nos hace falta el alcohol.


-      Si somos descubiertos siendo infieles, transferimos la culpa a nuestra pareja, decimos que es por descuidarnos o salimos con la típica frase de “no es lo que parece”.


-      Al llegar tarde, siempre culpamos al excesivo tráfico de la ciudad.


-      Somos despedidos de nuestro trabajo y lo mejor que podemos decir es que nuestro jefe nos odiaba.


-      Claro que el ítem anterior podría darse también en la universidad y el responsable del odio sería el profesor.


-      Les retienen los autos y culpan a la policía, y no a su irresponsabilidad por manejar en estado de ebriedad.


-      No se dedican a la prostitución sino que tienen amigos de buenos sentimientos, son solitarios y les colaboran por acompañarlos a hacer trámites.


 En fin, habría muchos más ejemplos para citar pero con los que acabo de escribir creo que son más que suficientes.


El objetivo del blog de hoy es que aprendamos a asumir nuestros actos o palabras, por difíciles que puedan ser las consecuencias, eso nos hace maduros, éticos y con carácter. Aprender a afrontar lo anteriormente dicho nos hace seres humanos de verdad. Para Jackson Martínez mi reconocimiento y admiración. Tenemos que aprender de personas así y principalmente la prensa deportiva que nunca asume nada y siempre se acomoda. Con lo de este fin de semana demostró Martínez que no hay que ir a una universidad para ser profesional, que para ser doctor se requieren 5 años pero para ser señor se requiere toda una vida.


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Síganos en twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR


No hay comentarios:

Publicar un comentario