miércoles, 20 de febrero de 2013

¡Pasión, disciplina, empoderamiento y amor por lo que se hace!







El blog del día de hoy le hará entender un poco más de la película de nosotros como empresa, de nuestra proyección empresarial, de conocer de nuestra esencia y así poder entender nuestro particular modo irreverente de ver la vida.


Estando en la celebración del cumpleaños el fin de semana de uno de nuestros altos ejecutivos, la esposa de alguno de ellos se me acerco y me dijo: “Que felicidad que me genera que mi esposo esté trabajando con ustedes, desde que empezó a trabajar tiene otra actitud, lo veo más feliz y me siento más enamorada de verlo así”. En realidad cuando escuche esto me quede sin palabras, sentí una emoción inmensa y le di gracias a Dios por la oportunidad de crecer día a día ayudando a crecer también a los demás.


Me complace comprobar que lo que hacemos no solo genera rentabilidad para los accionistas, sino que genera cosas mucho más valiosas que el simple dinero, me alegra saber que los hijos de nuestros empleados ya disfruten de estar en esta familia empresarial, de saber que muchas veces en nuestros comités están cerca jugando u operando un simulador de vuelo, mientras nosotros creamos estrategias, hacemos seguimientos, vemos indicadores y nos entregamos  plenamente a encontrar cada cosa que hacemos mal para cambiarla, la regular para mejorarla y la buena para perfeccionarla. Por eso este blog está dedicado a Santi, Franco, Samy, Isabela, María Belén, Lucía, en fin todos y cada uno de los hijos de nuestra organización y que esperamos que sean nuestros ejecutivos del futuro.


Sabemos que con un poco menos de 4 años de estar en el mercado, de estar construyendo este sueño empresarial, todavía somos como pequeñines que empiezan a dar sus primeros pasos, que nos falta mucho por crecer, aprender y vivir; pero de igual forma cada vez tenemos más claro que el camino que elegimos es el correcto, que con esta nos queremos morir y que gracias a Dios encontramos la pasión que le dio ese sabor que reclamaba nuestras vidas.


Estar en SO WHAT? ENTERTAINMENT no es solo cumplir un horario, cobrar un salario o tener una tarjeta con un cargo, estar en esta familia empresarial es ser tenido en cuenta siempre sin importar si sos el presidente o el vigilante de nuestras dependencias administrativas, es decir que no trabajamos en esta empresa sino que somos dueños de la misma y esto aplica para todos y cada uno de los que la conformamos y la ayudamos a crecer.


En nuestra organización no conseguimos prospectos, no vendemos nada. Acá hacemos relaciones de amistad, lealtad y de crecimiento mutuo con nuestros  clientes a quienes les brindamos lo mejor de nosotros como seres humanos y cuando lo requieren les asesoramos en publicidad, marketing, relaciones públicas, clima organizacional e imagen corporativa.


En nuestra cultura organizacional no vivimos de diplomas, post grados, maestrías, doctorados, títulos monárquicos, ni cosas de esas que en realidad nos generan náuseas y rechazo. Con nosotros, el único que es doctor es el que nos atiende en temas de salud. De igual forma nos llamamos por nuestros nombres y sin arandelas de dones, doctores o algún tipo de sumisión.


Gracias por leernos y por conocer un poco más de lo que es esta familia empresarial, le invitamos a opinar, a hacer parte de nosotros. No queremos solo decir palabritas sino generar toda una tendencia, una forma de vida y un patrón de respeto empresarial (clientes, competencia y funcionarios).


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.

De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Síganos en twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR



No hay comentarios:

Publicar un comentario