jueves, 21 de marzo de 2013

Día del hombre – MarketCoach para hombres de verdad








Foto cortesía: http://avenidarottwailer.blogspot.com/2010/08/oposicion-de-opiniones.html


Esta semana se celebró el día del hombre, con base en la festividad de San José. Curiosamente el día no fue tan llamativo, recordado y celebrado como lo es el día de la mujer y creo conocer algunas de las razones del porqué de esta situación:


-  Mientras las mujeres en su día reciben los saludos de muchos hombres, también los hacen con muchos más de otras mujeres que están felices de celebrar ese día. En el caso de los hombres supuestamente estaría mal que por “virilidad” lo haga.


-      Las mujeres en un gran porcentaje son más de sentimientos y detalles, y los hombres son de instantes de pasión.


-      En la mujer está bien visto demostrar sus sentimientos y en los hombres esto se puede ver como una debilidad.


-       Si la mujer llora es sensibilidad, sí lo hace un hombre se le llama un “mariquita chillón”.


-      Cuando pequeños a las niñas se les inculcó la ternura y los sentimientos, mientras que a los hombres cuando quisieron mostrar algún dolor o sensación lo primero que le decían los adultos era: “no llore que usted es un macho y los machos no lloran”.


-      Cuando una mujer concilia es racionalidad cuando lo hace un hombre es sinónimo de cobardía o sino díganme ¿cuantas guerras han armado las mujeres? Ninguna, ¿cierto? Bueno a no ser que se dé la primera por la vergonzosa presidenta que tienen los argentinos que en lugar de cerebro le colocaron un choripán.


De igual forma está muy bien que se celebre este día pero para los hombres de verdad. Para aquellos que respetan a las mujeres, las cuidan, las miman, les dan el valor que se merecen y que no solo las ven como artículos de venta o placer. Ser hombre no es ser fanfarrón y pelearse o matar a todo el que medianamente le mire mal. Ser hombre no es dejar hijos regados por el mundo o presumir de tener a cientos de mujeres en su cama. Ser hombre es ser dueño de sus actos, sus palabras y algo muy importante, que es el saber decir ¡NO!


Para los que desean conocer más a profundidad de lo que hablo les invito a leer un gran libro llamado “La masculinidad tóxica”, no saben lo que van a aprender y lo que les abrirá los ojos a la realidad.


¡Para todos los hombres de verdad del mundo les deseamos que hayan tenido un muy feliz día!


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.

Síganos en twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR








viernes, 15 de marzo de 2013

¡Feliz cumpleaños hermano!







En un día tan especial como hoy, cuando mi hermano de la vida cumple sus cuarenta años, se me viene a la memoria muchos de los recuerdos y momentos que hemos compartido con él y que han hecho que seamos familia con distinto apellido.


Recuerdo lo curioso del inicio de nuestra amistad, cuando llegando al programa de radio en el que participaba como panelista, veo que alguien me mira como si yo fuera bicho raro y me cayó pero demasiado mal.


Como buen tipo mala leche que fui empecé a molestar su entrevista y veía que el flaco me quería matar. En el primer corte de comerciales la cosa aflojó y en el segundo corte ya la cosa cambió y empezamos a tener toda la buena onda. La segunda hora de programa fue de nosotros porque nos adueñamos del programa.


Al inicio, no es que nos la pasáramos tan a menudo, pero poco a poco la cercanía se fue dando y el cariño fue aumentando. Desafortunadamente una prueba de la vida nos unió absolutamente y fue la perdida de Raulito, padre de Ezequiel, que hizo que en realidad nos mostráramos al 100% quien era cada uno.


En estos 3 años de amistad hemos vivido cada cosa, crecido como amigos, compañeros de trabajo, profesionales, tenemos diez mil anécdotas para contar, en fin un sin número de cosas que se grabaron en mi mente y el corazón. Es curioso saber que nos divertimos como chiquilines de diez años con muy poco, que te gastas $30.000 para venir a tomarte un granizado de $3.000, en fin son cosas que solo vos y yo entendemos.


Qué más puedo decir de un tipo que tiene una sensibilidad única, una lealtad a prueba de fuego, que es un consejero absolutamente acertado y un profesional sin igual. Creo que no hay nada más que decir y simplemente disfrutar de un ser humano como lo es Ezequiel.


Mi hermano, solo quiero decirte que estaré agradecido por siempre por ser como sos, espero poder devolverte todas y cada una de las cosas que me brindás y sabés que mi familia es tu familia porque ya te adoptamos y que siempre podés contar conmigo. Simplemente para cerrar hay que decirte que sean unos felices cuarenta años y que vengan muchas celebraciones más.


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.

Síganos en twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR




miércoles, 13 de marzo de 2013

¡Pasión es diferente a triunfalismo!







Creo que el término –Pasión- es uno de los que más significados he podido encontrar y de igual forma es de los que más datos erróneos existen. Uno de ellos es el de confundir o ligar únicamente esta palabra con el tema del sexo y no tiene nada que ver.


Por otro lado está en los medios supuestamente especializados en deportes, donde hacen aparecer la pasión como algo temporal o de estados, cuando la raíz de la pasión es todo lo contrario. Acá es donde quiero profundizar porque, con base en la creación del nuevo canal colombiano de esta especialidad “WIN”, estaría muy coherente que ellos dejaran de manipular, de vender humo y subir a los referentes del deporte como palmas y bajarlos como cocos.


Es difícil entender como hace un año Falcao García, era el peor jugador de Colombia, hace 6 meses era el mejor número nueve del mundo y ahora como dejo de marcar goles ya ni hablan de él; este futbolista que quiero mucho por su exitoso paso por el River Plate y por su profesionalismo, ni es tan malo como decían, ni es el mejor nueve como después se acomodaron. La posición de “nueve” ha sido modificada y son pocos los delanteros netos que aún la realizan y creo que en la corta investigación local nunca han visto a Rooney o Cavani, inglés y uruguayo respectivamente.


La semana pasada fue el turno del golfista Camilo Villegas que tuvo un primer día magistral y en la noche en las secciones de deportes se extendieron en elogios desmesurados y al siguiente día al quedar fuera, lo acabaron y ni volvieron a hablar de él.

De igual forma no es pasión que vayan a las casas de los deportistas, hagan notas amarillistas, preguntas ingenuas, generen falsos nacionalismos y denoten un total irrespeto por la profesión.


Siempre es igual con todos y cada uno de los deportes. Entonces, si estos genios que colocan a presentar deportes, a cubrir notas o escribir artículos, exigen profesionalismo de los deportistas, entonces, ¡que primero sean profesionales ellos mismos!


Por eso no queremos más periodistas diciendo: ¡Qué no me esperen en la casa!, o el jugador -súper chévere- y menos “señoritas” demasiado voluptuosas pero sin cerebro que solo saben leer un libreto.


Pasión es estar en las buenas y en las malas, no solo en los buenos momentos. Hacer lo contrario sería hacer lo que coloquialmente se conoce como “subir en el bus de la victoria”.


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.

Síganos en twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR


martes, 5 de marzo de 2013

Papito, ¡Yo quiero ser Pablo Escobar!










Estando este fin de semana en una reunión con amigos de nuestra empresa, alguno de ellos me comentó que su hijo le había dicho una frase que le había causado un gran impacto, le dijo: “Papito, cuando crezca, ¡yo quiero ser Pablo Escobar!”, él medio aturdido por la situación, le preguntó el porqué de esa intención, a lo cual el chiquitín le responde, franca y directamente: “Papito pues fácil, para que la gente me de reconocimiento, ser muy famoso y que en televisión hagan muchos programas sobre mí”.


Qué triste y real es esta situación. Muchas veces la gente se queja de la imagen que tiene el país en el extranjero pero no se dispone a sentarse a revisar al menos por un corto tiempo, lo que en la televisión de Colombia se   muestra al mundo.


Entramos en la era de los seriados de los personajes que marcaron la historia sangrienta del país y aunque debo reconocer que como lo realizó Caracol con “Escobar – El patrón del mal”, fue simplemente espectacular y muy bien manejado, pero ahora se viene una catarata de producciones como la de los hermanos Castaño, viene después la de Gonzalo Rodríguez Gacha, se especula algo con el tema de Garavito, el monstruo violador y asesino de niños.


Claro que no se puede tapar el sol con un dedo, pero tampoco se puede hacer una apología al delito o ser una rampa de lanzamiento a futuros delincuentes. Aparte de estas series también se les suma toda la cantidad de novelas, estupidez que si uno no tiene el gusto de vivir en Colombia o al menos pasar por acá en algún momento y disfrutar de sus bellos paisajes y su maravillosa población, podría pensar que esta nación simplemente es una manufactura de prostitutas, narcotraficantes, asesinos y gente desquiciada.


¿Porqué no hacen una serie sobre alguien como Andrés Escobar (Q.E.P.D.), ese excelente jugador de fútbol?, un profesional íntegro y un caballero en la cancha; el mismo René Higuita, o mejor aún, Carlos Valderrama, Willington Ortiz, el Caimán Sánchez y muchos otros.


Si lo quieren cultural, quién mejor que el premio nobel de literatura Gabriel García Márquez; si su deseo es científico, tienen a Manuel Élkin Patarroyo o a Emilio Yunis el genetista reconocido a nivel mundial, o del medio del espectáculo a la queridísima colombo-argentina Fanny Mikey (Q.E.P.D.).


En fin, serían tantos los colombianos y colombianas que podríamos nombrar en este escrito de hoy, que parecería más una enciclopedia que un blog.


De todos modos, mi amigo cerró el diálogo diciéndome que en realidad no le preocupaba tanto lo que decía su hijo y que no le causaba al final tanto rechazo; que si la frase de su hijo hubiera sido…. que su hijo quisiera ser Juan Manuel Santos o Gustavo Petro, ahí si hubiera pensado en el suicidio.


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,

Héctor Jiménez Rodríguez.

Síganos en twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR