martes, 23 de abril de 2013

Fácil pedir – Difícil entregar








Fácil pedir – Difícil entregar


En estos días donde todo son marchas, protestas, sindicatos, problemas, instigaciones, provocaciones bélicas y muchas otras cosas que encontramos en la cotidianidad, hemos podido percibir que las personas nos estamos acostumbrando más a pedir que a dar.


Si lo vemos desde los puntos de vista más básicos como podrían ser la relación de pareja, queremos que la misma sea entregada, fiel, detallista, cariñosa, dedicada, pero nosotros en muchas ocasiones no damos el mismo trato a dicho ser amado. Pensamos que por alguna dicha divina podemos pasar por encima de todo el mundo y que ellos nos tienen que soportar o dar gracias de compartir momentos con ellos.


El otro punto básico es la amistad, donde usamos y abandonamos a esos supuestos amigos cada vez que necesitamos o no, pensando de manera equivocada que las personas son material descartable. Me ofende cuando gente que por años no me llama, cuando lo hace es para pedir favores.


Los padres quieren que sus hijos los respeten cuando ellos no lo hacen en múltiples oportunidades, con la típica frase de: “Me debes respetar porque te di la vida”; yo a eso respondería que no tengo que agradecer que me traigan a un mundo tan pestilente como este, lo que agradecería sería el amor, la comprensión, el calor de hogar, la protección y valores que mis padres me hayan brindado.


Vamos a la iglesia si necesitamos milagros, favores o miedos por evacuar, pero a la primera nos retiramos de Dios y del personaje ni nos volvemos a acordar.


En sociedad nos cansamos de pedir a los gobiernos por soluciones, oportunidades y un sinfín de situaciones, pero les preguntaría yo: ¿Hacemos algo para que ese gobierno pueda brindárnoslas?, ¿Miramos bien los planes de gobierno cuando los vamos a elegir o votamos por interés, por una foto bonita, porqué su contrincante me cae mal, por buscar un cargo entre muchas otras cosas?, ¿Cuándo no funcionan salimos a buscar su revocatoria o marchamos en contra de estos malos funcionarios? Bueno en fin, tantas preguntas que se podrían hacer que en la mayoría de casos no tienen respuesta porqué muchas veces ni eso podemos generar por esa pereza mental a la que nos hemos acostumbrado. Por eso mismo es que más de una revocatoria de mandato no ha dado frutos, porque como estamos esperando que otros marchen, otro peleen, otros firmen, pues así como va a pasar.


Si pensáramos más en dar antes que en recibir, seguro tendríamos un mundo mejor. Dejemos de esperar siempre algo a cambio cuando hacemos cualquier gestión u obra. Seguro que sí lo empezamos a hacer, cada día habrá una nueva persona que lo hará y así sucesivamente, podremos construir una sociedad más integral; capaz que este cambio no lo disfrutemos nosotros pero estaría bien hacer la obra de dejarles a nuestros descendientes un lugar mejor para vivir.


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.

Síganos en Twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR

lunes, 15 de abril de 2013

¡Que la paz no se convierta en pas, pas, pas… el sonido del fusil!










El pasado 9 de abril se conmemoró el aniversario No. 65 del genocidio de Jorge Eliecer Gaitán. De igual forma también se realizó una marcha en apoyo al proceso de paz. De esta fecha nos quedaron varias situaciones, anécdotas y enseñanzas que queremos compartir.


Creemos que dicha marcha no fue tan mala como decían sus detractores, ni tan buena como lo aseveraban sus organizadores. Vimos que hubo un manejo político de las dos partes impresionante y una manipulación de los medios de comunicación que fue bastante deprimente ver, leer o escuchar.


No voy a entrar en los pequeños detalles de ese día y que muchos intentaban defender o atacar,  sino que por el contrario deseo ir más allá y contarle en verdad donde podríamos encontrar o evitar perder la paz:


-      La paz no está en Cuba, la paz está en Colombia y la empezamos a desarrollar cuando tenemos un comportamiento coherente y de respeto con nuestros conciudadanos.


-      La paz se construye con un gobierno de equidad, que cobra unos impuestos justos y lo más importante los invierte en favor del crecimiento de la nación y no en el beneficio propio. Viendo al empresario como un amigo y no como aquel que la administración tributaria va a desangrar. Recuerden por favor “¡Los empresarios construimos país, los políticos no!”


-      La paz no se construye solo criticando cuanta cosa se nos ocurre sino que por el contrario generando  ideas de desarrollo o cambio. Es tan fácil pararse en el trabajo de los demás pero tan difícil construir.


-      De igual forma se da cuando los empleados tienen salarios justos y equitativos con los de sus mandatarios. No se puede vivir con un salario mínimo de hambre para el pueblo cuando sus dirigentes tienen ingresos y beneficios absolutamente descomunales.


-      No se va a dar cuando el DANE hace un trabajo inversamente proporcional a la realidad, me explico: bajan en la inflación y suben en el crecimiento y las cifras de los actos del gobierno, cuando  día a día se ve que la realidad está en sentido contrario a lo que ellos expresan.


-      La paz se consolidará cuando la educación sea gratuita y de muy buena calidad. De igual forma que los gobiernos cambien la manera de pensar en la cual creen que entre más inculto sea el pueblo menos exigirá y más se perpetuarán en el poder.


-      Es vital que usted quiera su vida y la de los demás y con base en esto, cuando salga a la calle respete al peatón, a el señor de la motocicleta o bicicleta, conductor, las normas de tránsito y de educación vial (pasar por la cebra, no beber y manejar, no tocar la bocina o pito como si estuvieran en manifestación diaria entre muchas otras).


-      La salud es otro factor de paz muy importante. Se le tiene que dar trato de seres humanos a las personas y no de material descartable. No tanta promesa, pelea, reformas sino realidades y compromiso.


-      Buscar la extinción de la “malicia indígena” que no sirve para nada. Debemos hacernos jueces de nuestros actos y no esperar siempre tener un policía detrás nuestro para no cometer delitos.


-      La paz se conseguirá cuando se acaben los carteles de la contratación, la impunidad, el elogio al mal, es decir cuando la justicia sea un deber, un precepto y no una utopía.


-      La paz no acepta polarizaciones extremas en la derecha o la izquierda sino  que por el contrario necesita de una negociación y del uso de las cosas buenas que cada una de esas corrientes políticas tiene.


-      La valoración al ser humano y a su capacidad es otro factor fundamental de paz. Es decir, menos importancia a las siliconas y las figuras perfectas y sí mayor relevancia a la inteligencia, la disciplina, la constancia, la ética, la familia y el ver un futuro mejor.


-      Un buen apoyo al deporte, arte, actividades lúdicas aleja la gente de la violencia, los actos fuera de la ley y las adicciones. ¡Ojo, actos, no solo campañas publicitarias sin fundamentos!


-      El campo es otro lugar fundamental para que la paz se siembre. Oportunidades, capacitaciones, créditos, asesoramientos son vitales para darles el estatus y la proyección que se merecen.


-      El respeto por los niños y por los adultos mayores debe ser pilar también de la sociedad si queremos tener una paz sostenible y real.


-     Finalmente digo que solo se conseguirá la paz el día que seamos capaces de debatir sin agredir, polarizar, mentir, irrespetar o atentar contra las personas que piensan, viven, tienen tendencias políticas o sexuales distintas a las propias. La conciliación es la solución porque no existe la verdad absoluta en ningún frente.


Bueno en realidad se me vienen al pensamiento tantas ideas pero por el  momento les dejo con esas pocas para que lo analicen, vean en realidad  donde está la paz, trabaje por ella y sea un referente de la misma y no un borreguito más que pastorean los medios o la política.


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.

Síganos en Twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR


viernes, 12 de abril de 2013

El dolor de las mascotas







El dolor de las mascotas



Hace pocos días llego a nuestra empresa un perrito callejero o criollito. Fue muy duro ver como venía de maltratado, herido, prevenido y muerto de hambre. Lo tuvimos 10 días en los cuales el animal se recuperó al 100%, volvió a ser una mascota con alegría y sintió el respeto que cualquier ser viviente debería sentir. Decidimos llamarle Max al perrito y hasta que no le conseguimos un hogar maravilloso no quedamos tranquilos.


Ese hogar apareció en la Calera – Cundinamarca con la familia Rivera que lo acogió con todo el amor del mundo. Nuestra felicidad era porque lo esperaban dos perritos más criollitos como Max y una familia con dos hijos divinamente amorosos. La alegría fue tan inmensa de dejar a Max en una buena parte como conocer una de estas familias que por tristeza hoy en día no se ven tan fácilmente.


Algo que nos sorprendió es lo discriminadora que es la gente hasta con los animales porque en el edificio donde estamos ubicados más de una vez las personas hicieron el reclamo por el animalito (ojo ya estaba aseado y bien arreglado). No dejo de recordar una anécdota donde unas señoras empezaron a gritar que sacaran ese chandoso*, como si hubieran visto al diablo; es más dos cosas me vienen a la memoria de ese día; la primera que el perrito estaba mejor arreglado, educado y cuidado que las “señoras”. La segunda que cuando algún vigilante quiso sacarlo, le pedí de manera respetuosa no hacerlo porque yo respondía por el animalito y le dije: “Capaz que la hija de la señora es más chandosa que el perrito entonces que no me rompan los h…”. Santo remedio, nunca volvieron a molestar por el animalito. 


De igual forma muchas cosas nos dejó de enseñanza esta vivencia, como por ejemplo:

-      Una mascota es como un hijo entonces antes de comprarla para usted  o para un regalo, tenga presente si tiene el tiempo, paciencia, dinero, lugar, madurez, compromiso, inteligencia entre muchas cosas antes de hacerlo.

-      Una mascota es una responsabilidad no una moda.

-      Una mascota no es mala o violenta, los malos y violentos son sus dueños que no le dan una buena educación o peor aún los educan para ser agresivos.

-      No es un negocio con el cual me lucro (ejemplo las peleas de perros).

-      Ellos sientes su amor, desprecio, comprensión, en realidad algunos son más  pensantes que sus dueños y ni hablar de la lealtad.

-      No solo los perros con papeles y pedigree tienen derecho a vivir o a ser respetados, todos tienen ese privilegio y no deben ser discriminados.


Con base en lo anterior antes de comprar una mascota piénselo o si ve algún animalito por la calle mire como le puede ayudar, eso es buen corazón, agradecimiento con la vida y un acto de paz.

Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.

De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,

Héctor Jiménez Rodríguez.
Síganos en Twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR


* Chandoso: Manera despectiva de llamar a los perritos de la calle en Colombia. 



martes, 2 de abril de 2013

Amor propio – MarketCoach a mi Personalidad





Foto cortesía: www.gatosgraciosos.com



Amor propio, son dos palabras fáciles de pronunciar pero tan difíciles de entender y de poner en práctica para muchas personas, en este mundo moderno en que vivimos donde se valora más una figura que un conocimiento o un valor de vida.


Tengo dos casos que se ajustan perfectamente a lo que estoy planteando y que dejan ver una común realidad en nuestro día a día:


-      El primero, es una actriz que conocimos hace algunos días con depresión por haber terminado con su pareja, pero que después de 2 meses de finalizada esa relación aún mantiene las fotos con su ex pareja en su equipo de telefonía móvil y le escribe en su estado frases de amor dirigidas a él.


El enamoramiento, la amistad o una ilusión no son excusa para permitir que ninguna persona pase por encima de nosotros, si uno mismo no se quiere, nadie le va a querer y menos a valorar. Uno debe querer, amar, serle fiel, leal a quien lo es con uno, pero no con todo el mundo y a quien no quiere tratarme bien, respetarme, valorarme y disfrutar de un buen ser humano pues simplemente lo invitamos a seguir su camino por la vida sin contar con nosotros a su lado.


De igual forma no confundir lo anterior con el no poder ayudar a alguien con un consejo, una obra de caridad, una enseñanza o compartir conocimientos con la humanidad, que debe ser una obligación por el precepto de compartir las cosas buenas que nos brinda la vida con otras personas, para ayudar en su crecimiento como algún día alguien lo hizo con nosotros.


Ojo, tenga el claro que lo que no puede permitir son estas personas que no saben querer, que llegan y desordenan su vida, se van, que mienten en las palabras o promesas. ¡Eso no es amor, es turismo emocional!


-      El segundo caso tiene que ver con una psicóloga que entrevisté hace días y al llegar a la pregunta: ¿Qué le gusta de su físico? Me respondió “nada, no me gusta mi delgadez, no me gusta mi nariz, no me gusta mi altura, no me gusta nada de mí”.


De no creer que una mujer en realidad atractiva con un tono de piel lindo, una nariz no perfecta pero tampoco para sentir vergüenza, con una figura armoniosa diga eso. No sé que fue peor, sí lo que dijo o que quien lo dijo fuese una terapeuta en psicología.


Como lastimosamente vivimos en un mundo donde el nivel de silicona es inversamente proporcional al tamaño del cerebro, hemos idealizado más figuras de quirófano que seres humanos de verdad. No digo que los tratamientos de estética o mejoramiento físico estén mal, lo que es incorrecto es que sea un precepto de vida, que pasemos por encima de nuestra propia vida, por darle gusto a una sociedad de consumo antes que a nosotros mismos.


El consejo final es quiérase, valórese, consiéntase, sienta gusto de verse al espejo, como se ve usted lo ven los demás y como se quiere así lo van a querer. ¡Entonces no deje de consentir a diario ese “yo” interior que es invaluable de verdad!


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,

Héctor Jiménez Rodríguez.

Síganos en Twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR


lunes, 1 de abril de 2013

So What? Entertainment – Felices cuatro años en Colombia







Hoy 01 de Abril de 2.013, cumplimos cuatro años de empezar nuestra operación en Colombia. Aunque no todo ha sido color de rosa, si tenemos que agradecer a este país, a la vida, a Dios, a nuestros funcionarios, a nuestras familias, en fin, a todos y cada uno de los que en este tiempo han contribuido para que este sueño empresarial cada día tenga un avance para llegar al lugar donde queremos.


Recuerdo como hace 5 años por casualidad, en la reunión de un proyecto totalmente distinto, con un buen amigo como es Andrés Cala, vi por primera vez el logo de So What? Entertainment y sentí amor a primera vista; cuando empezamos a estructurar todo, teníamos como mil líneas de negocios, queríamos hacer de todo y bueno, era fascinante cada debate para ver que se mantenía o que se cerraba.


Por temas de tiempos y diferentes proyectos Andrés y su equipo de trabajo siguieron otros caminos y mis socios y yo, mantuvimos los rumbos de esta familia empresarial. En estos cuatro años han pasado tantas cosas, hemos tenido tantas enseñanzas y un crecimiento tan grande que en verdad nos hace seguir adelante, no obstante que también hemos pasado momentos difíciles que te hacen dudar de seguir o replantear, no solo la empresa sino nuestras vidas como tal.


Hoy quiero traer nombres de personas que en algún grado han ayudado a este “bebé” que hoy cumple 4 años, como lo son: Federico Silva Fernández, socio fundador; gente que paso por acá como por ejemplo: Andrea Romero, Adriana Ardila, la mejor creativa que hemos tenido y a quién le deseamos lo mejor en su vida empresarial, Luisa Fernanda Elejalde heredera de esta empresa, Katherine Vargas, Gloria Paz, Natalia Arango que es la colombiana más argentina que ha estado con nosotros, Marcela Cabarcas, María Fernanda Maya, Carolina Becerra, Catalina Cervantes, Guillermo Coral, Ángel Suarez, Marcela Elejade, Sergio Pabón, Sandra Granados, Jésica Sánchez. Artistas como: Pipe Calderón, Daniel Calderón,  Reykon, Pasabordo, Pipe Bueno, J Balvin, Rivera, Gabielle, Dani Marín, los San Miguelito y sus clubs de fans.  Los que están: José Julián Suarez, Eileen Pérez, Juan Pablo Murcia, Jairo Jiménez, Ricardo Santos Vicepresidente de Proyectos Especiales quien le da el lado serio a nuestros comités creativos-comerciales y Andrés Bastidas Vicepresidente Comercial.


Amigos especiales que ayudan a nuestro crecimiento como es la familia Estupiñán, a la chiquita consentida de esta casa –Ana María Estupiñán- mi adoración, Pablo Lunati, Martha Velandia, Sergio Rodríguez, Nicolás Nocetti, Juan Carlos Ariza, Lorena Karzovinik, Javier Arce, Jeimi Caro, Marcelo Cezán, Pablo Cefo, Héctor Contreras, July Gómez, Edwin Yair Oliveros genio de la Universidad de San Buenaventura,   Yohana Barahona, Flavia Dos Santos, Érica Leal, María Mabel Arguet, Francy Rodríguez la más ingrata de RCN pero también la que más queremos, Mónica Hurtado, la gran Paolita Murillo, Fernando Rincón mi artífice radial. Finalmente y aunque sé que se me quedan muchos por fuera de mencionar a mi hermano, amigo, psicólogo, terapeuta de cabecera el mejor sexólogo de América Ezequiel López Peralta.


Si me preguntan exactamente que es So What? Entertainment no lo podría definir por todo lo que me hace sentir, solo podría decir que es irreverencia, inteligencia, pasión, vida, sacrificio, disciplina, coherencia, ilusión, fantasía, Dios, creatividad, debate e inconformismo con lo habitual. En lo comercial diría que no buscamos clientes sino amigos que quieran crecer y ayudarnos a crecer de la mano juntos. So What? Entertainment simplemente es el guardaespaldas de su marca personal o empresarial o como dijo algún uno de nuestros más queridos clientes: “So What? Entertainment es un parche”.


Por eso no me pidan que defina esta familia empresarial, solo venga, conózcanos y ayúdenos a construirla y dejar un futuro para los nuestros.
¡Gracias a todos y cada uno de los que nos han apoyado y a los que nos han querido hacer daño, sin ustedes esto apenas sería un sueño!


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,



Héctor Jiménez Rodríguez.

Síganos en Twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR