viernes, 12 de abril de 2013

El dolor de las mascotas







El dolor de las mascotas



Hace pocos días llego a nuestra empresa un perrito callejero o criollito. Fue muy duro ver como venía de maltratado, herido, prevenido y muerto de hambre. Lo tuvimos 10 días en los cuales el animal se recuperó al 100%, volvió a ser una mascota con alegría y sintió el respeto que cualquier ser viviente debería sentir. Decidimos llamarle Max al perrito y hasta que no le conseguimos un hogar maravilloso no quedamos tranquilos.


Ese hogar apareció en la Calera – Cundinamarca con la familia Rivera que lo acogió con todo el amor del mundo. Nuestra felicidad era porque lo esperaban dos perritos más criollitos como Max y una familia con dos hijos divinamente amorosos. La alegría fue tan inmensa de dejar a Max en una buena parte como conocer una de estas familias que por tristeza hoy en día no se ven tan fácilmente.


Algo que nos sorprendió es lo discriminadora que es la gente hasta con los animales porque en el edificio donde estamos ubicados más de una vez las personas hicieron el reclamo por el animalito (ojo ya estaba aseado y bien arreglado). No dejo de recordar una anécdota donde unas señoras empezaron a gritar que sacaran ese chandoso*, como si hubieran visto al diablo; es más dos cosas me vienen a la memoria de ese día; la primera que el perrito estaba mejor arreglado, educado y cuidado que las “señoras”. La segunda que cuando algún vigilante quiso sacarlo, le pedí de manera respetuosa no hacerlo porque yo respondía por el animalito y le dije: “Capaz que la hija de la señora es más chandosa que el perrito entonces que no me rompan los h…”. Santo remedio, nunca volvieron a molestar por el animalito. 


De igual forma muchas cosas nos dejó de enseñanza esta vivencia, como por ejemplo:

-      Una mascota es como un hijo entonces antes de comprarla para usted  o para un regalo, tenga presente si tiene el tiempo, paciencia, dinero, lugar, madurez, compromiso, inteligencia entre muchas cosas antes de hacerlo.

-      Una mascota es una responsabilidad no una moda.

-      Una mascota no es mala o violenta, los malos y violentos son sus dueños que no le dan una buena educación o peor aún los educan para ser agresivos.

-      No es un negocio con el cual me lucro (ejemplo las peleas de perros).

-      Ellos sientes su amor, desprecio, comprensión, en realidad algunos son más  pensantes que sus dueños y ni hablar de la lealtad.

-      No solo los perros con papeles y pedigree tienen derecho a vivir o a ser respetados, todos tienen ese privilegio y no deben ser discriminados.


Con base en lo anterior antes de comprar una mascota piénselo o si ve algún animalito por la calle mire como le puede ayudar, eso es buen corazón, agradecimiento con la vida y un acto de paz.

Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.

De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,

Héctor Jiménez Rodríguez.
Síganos en Twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR


* Chandoso: Manera despectiva de llamar a los perritos de la calle en Colombia. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario