lunes, 15 de abril de 2013

¡Que la paz no se convierta en pas, pas, pas… el sonido del fusil!










El pasado 9 de abril se conmemoró el aniversario No. 65 del genocidio de Jorge Eliecer Gaitán. De igual forma también se realizó una marcha en apoyo al proceso de paz. De esta fecha nos quedaron varias situaciones, anécdotas y enseñanzas que queremos compartir.


Creemos que dicha marcha no fue tan mala como decían sus detractores, ni tan buena como lo aseveraban sus organizadores. Vimos que hubo un manejo político de las dos partes impresionante y una manipulación de los medios de comunicación que fue bastante deprimente ver, leer o escuchar.


No voy a entrar en los pequeños detalles de ese día y que muchos intentaban defender o atacar,  sino que por el contrario deseo ir más allá y contarle en verdad donde podríamos encontrar o evitar perder la paz:


-      La paz no está en Cuba, la paz está en Colombia y la empezamos a desarrollar cuando tenemos un comportamiento coherente y de respeto con nuestros conciudadanos.


-      La paz se construye con un gobierno de equidad, que cobra unos impuestos justos y lo más importante los invierte en favor del crecimiento de la nación y no en el beneficio propio. Viendo al empresario como un amigo y no como aquel que la administración tributaria va a desangrar. Recuerden por favor “¡Los empresarios construimos país, los políticos no!”


-      La paz no se construye solo criticando cuanta cosa se nos ocurre sino que por el contrario generando  ideas de desarrollo o cambio. Es tan fácil pararse en el trabajo de los demás pero tan difícil construir.


-      De igual forma se da cuando los empleados tienen salarios justos y equitativos con los de sus mandatarios. No se puede vivir con un salario mínimo de hambre para el pueblo cuando sus dirigentes tienen ingresos y beneficios absolutamente descomunales.


-      No se va a dar cuando el DANE hace un trabajo inversamente proporcional a la realidad, me explico: bajan en la inflación y suben en el crecimiento y las cifras de los actos del gobierno, cuando  día a día se ve que la realidad está en sentido contrario a lo que ellos expresan.


-      La paz se consolidará cuando la educación sea gratuita y de muy buena calidad. De igual forma que los gobiernos cambien la manera de pensar en la cual creen que entre más inculto sea el pueblo menos exigirá y más se perpetuarán en el poder.


-      Es vital que usted quiera su vida y la de los demás y con base en esto, cuando salga a la calle respete al peatón, a el señor de la motocicleta o bicicleta, conductor, las normas de tránsito y de educación vial (pasar por la cebra, no beber y manejar, no tocar la bocina o pito como si estuvieran en manifestación diaria entre muchas otras).


-      La salud es otro factor de paz muy importante. Se le tiene que dar trato de seres humanos a las personas y no de material descartable. No tanta promesa, pelea, reformas sino realidades y compromiso.


-      Buscar la extinción de la “malicia indígena” que no sirve para nada. Debemos hacernos jueces de nuestros actos y no esperar siempre tener un policía detrás nuestro para no cometer delitos.


-      La paz se conseguirá cuando se acaben los carteles de la contratación, la impunidad, el elogio al mal, es decir cuando la justicia sea un deber, un precepto y no una utopía.


-      La paz no acepta polarizaciones extremas en la derecha o la izquierda sino  que por el contrario necesita de una negociación y del uso de las cosas buenas que cada una de esas corrientes políticas tiene.


-      La valoración al ser humano y a su capacidad es otro factor fundamental de paz. Es decir, menos importancia a las siliconas y las figuras perfectas y sí mayor relevancia a la inteligencia, la disciplina, la constancia, la ética, la familia y el ver un futuro mejor.


-      Un buen apoyo al deporte, arte, actividades lúdicas aleja la gente de la violencia, los actos fuera de la ley y las adicciones. ¡Ojo, actos, no solo campañas publicitarias sin fundamentos!


-      El campo es otro lugar fundamental para que la paz se siembre. Oportunidades, capacitaciones, créditos, asesoramientos son vitales para darles el estatus y la proyección que se merecen.


-      El respeto por los niños y por los adultos mayores debe ser pilar también de la sociedad si queremos tener una paz sostenible y real.


-     Finalmente digo que solo se conseguirá la paz el día que seamos capaces de debatir sin agredir, polarizar, mentir, irrespetar o atentar contra las personas que piensan, viven, tienen tendencias políticas o sexuales distintas a las propias. La conciliación es la solución porque no existe la verdad absoluta en ningún frente.


Bueno en realidad se me vienen al pensamiento tantas ideas pero por el  momento les dejo con esas pocas para que lo analicen, vean en realidad  donde está la paz, trabaje por ella y sea un referente de la misma y no un borreguito más que pastorean los medios o la política.


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.

Síganos en Twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR


No hay comentarios:

Publicar un comentario