martes, 20 de agosto de 2013

¡Todos los hombres buscan lo mismo!





¡Todos los hombres buscan lo mismo! Me dijo alguna vez una ejecutiva en entrenamiento de #MarketCoach… Me quede viéndole y le pregunto de nuevo ¿Qué es lo mismo? Me dice: “pues lo mismo, tú lo sabes… Pues solo sexo y nada más”. Aunque no era la primera vez que lo escuchaba, sí desde aquel día se me hizo más habitual el escuchar esta expresión, que aparte de discriminadora, generalizadora, perdedora, es una programación errónea al pensamiento como un rechazador de buenas opciones y nunca un protector para futuros sufrimientos.


Por fortuna este grupo de mujeres no es un porcentaje importante en la población femenina, pero que molesto es escucharles y más aún conocerles. Tienen tanto drama y conflictos que en realidad espantan más que película de terror.


-Qué sufrió una decepción amorosa, le mintieron, rompieron el corazón y esta prevenida y nunca más confiara en otro hombre- Bueno, así es la vida, en unas se gana y otras se pierde, el consejo sería que deje descansar su corazón un poco, a futuro tome los correctivos, filtros necesarios, sin que esto le genere el hacerse repelente a cualquier hombre que se le acerque. ¡Sí le quieren hacer daño, se lo van a hacer y entre más prevenida este, más daño le van a causar!


-Qué no es la primera vez, que ya van como veinte veces que le pasa lo mismo-  Para esta variable le aconsejo que analice su caso desde dos perspectivas y se ubique en alguno de los grupos que le voy a mencionar. El primero sería el grupo de las que no tienen memoria, se pasan de ingenuas a tontas, son pareja dependiente y su auto estima esta en nivel 0. El segundo son la mujeres que aunque digan que les duele estas situaciones, en el fondo les encanta el mal trato, la llorada eterna y el generar lastima a su entorno; de igual forma sufren del efecto pelota de pelota de squash (entre más duro les pegan, más rápido vuelven).


Recuerde que al hablar, no solo su interlocutor le escucha, pueden haber miles de personas más haciéndolo y ese ser, que en realidad se quiere entregar a usted de cuerpo, alma, corazón, al recibir indirectamente este mensaje, perderá el encanto y se alejara.


Recuerde no todo el que llega quiere llevarla a la cama o hacerla sufrir, de igual forma no todos quieren ser su pareja, capaz que alguno quiere ser su amigo, pero de esta manera ni amigos tendrá. Entonces derribe ese muro que le coloco a su vida y dese la oportunidad de conocer más de la vida, teniendo unos indicadores de seguridad o confianza y salga a vivir la vida que es muy corta y cuando menos piense se le puede acabar.



Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.

Síganos en Twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR



No hay comentarios:

Publicar un comentario