martes, 5 de noviembre de 2013

Aeropuerto El Nuevo Dorado – Monumento al despilfarro







Hace pocos días el cada día más anti popular y más farandulero presidente de la República de Colombia el señor Juan Manuel Santos, inauguro la segunda área del ahora llamado “El Nuevo Dorado”. Se hizo un espectáculo como si lo que se hizo apertura fuera el Charles De Gaulle, Changui o el JFK y no un aeropuerto viejo, inseguro, nada logístico, pero eso sí, muy bien maquillado.


Sí usted, va al aeropuerto solo a dejar a un pasajero va a pensar que este aeropuerto es una maravilla, súper moderno y que Bogotá esta a la vanguardia mundial del desarrollo aeronáutico. Situación muy diferente analizará, sí tiene el infortunio de pasar por el mismo como pasajero; va a darse cuenta que no es tan moderno, operativo, que el tema de la salida del equipaje es un desorden, las tarifas de los taxis son un atraco y sus dos pistas inoperantes, mal pavimentadas, con operación parcial en el día, que hacen que usted pueda terminar sobre volando las cercanías del aeropuerto hasta más de una hora, lo confirmen.


El genio de presidente que hago referencia al inicio de este blog dijo: “Es el más moderno y lindo de Latinoamérica”. Siento tener que romperle aún más el corazón al señor Santos, pero lo invito a varios en este continente más lindos y operativos que su nuevo Dorado. Qué fácil es vender humo,  aprovechar la posible falta de conocimiento del común del pueblo que poco viaja , que se deja llevar por habladurías de la calle y come entero. Con base en lo anterior y parafraseando le haré la referencia de un país como Perú que tiene el aeropuerto Jorge Chávez, que es más lindo, rápido, seguro y operativo que el que hacemos mención en este blog.


Bogotá requiere un aeropuerto internacional moderno de verdad, a las afueras de la ciudad, como lo tienen las grandes capitales o las ciudades importantes, que dejaron sus obsoletos terminales aéreas para vuelos de trafico nacional e hicieron la inversión para los nuevos en los sitios antes mencionados. Para citar algunos pocos ejemplos están Sao Pablo, Lima, Quito, Buenos Aires. Volviendo al ámbito local algunas de las alternativas que se podrían manejar serían Chía, Funza, Mosquera o preferiblemente  Cota.


Tener aviones sobrevolando la ciudad o la zona rural son un peligro tanto para los pasajeros como para la población en general. La únicas personas que no ven esta amenaza son los de OPAIN, el gobierno, la prensa arrodillada o paga y una genía local como lo es Gina Parody que dijo: “Es una bendición tener el aeropuerto dentro de la ciudad”, en los tiempos en los que quiso ser electa alcaldesa de la capital. Sera que están esperando una tragedia para que se tomen medidas y ese preciso momento, por fin digan como buenos políticos: “ hay cosas sospechosas, se va a hacer una exhaustiva investigación, porque se cometieron errores”. ¿Quién repone las vidas, el dolor de los seres queridos, las familias destruidas, el dinero, las molestias? ¿Esperamos otro caso como el edificio Spice de Medellín para hacer algo?


Dejen de vender humo por favor, de hacer inauguraciones que parece que uno estuviera llegando a un pueblo y no a la capital de un país en franco crecimiento industrial, comercial, de inversión foránea y con una cambiante imagen en el extranjero.


Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su  amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.

Síganos en Twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR

No hay comentarios:

Publicar un comentario