jueves, 14 de noviembre de 2013

Reinado de Cartagena - ¡Y el circo se repite!





Foto cortesía: http://www.abc.com.py



Acaba de pasar una nueva edición del certamen nacional de la belleza en Cartagena de Indias. Como es habitual, el show mediático de los medios de comunicación es nauseabundo, amarillista, paupérrimo y sin fundamentos.


En un certamen que tiene setenta y ocho años de historia, que se celebra desde 1947 en la heroica, que mueve tanto dinero, que ha permitido que mucha gente adinerada lo sea aun más, tiene tan poco que mostrar a la hora de hacer balances.


Los que defienden el certamen, lo hacen basados en hipótesis tan débiles que es muy fácil desmentirles y se lo demostraré:


-       Generación de ingresos para la ciudad: ¿Los ingresos entran a las arcas de la ciudad o al bolsillo de los pocos de la personas que lo organizan, que cada vez más se lucran y enriquecen en el nombre de todos? El dinero que le queda al pueblo, a la ciudad y en general es muy bajo con respecto al que le queda a los realizadores, entonces no es mucho lo que hay que agradecer; al menos yo no agradezco por limosnas.


-       Publicidad generadora de turismo para la ciudad: Otra falacia, porque Cartagena es una de las ciudades, que en Latinoamérica, más turistas por años ha movido, sin necesidad de dicho certamen. Hasta en los tiempos donde la seguridad nacional estaba tan entredicho, el nivel de ocupación era aceptable o bueno y desde su mejoría es excelente; simple y llanamente porque Cartagena es divina, mágica, amorosa, enamorada, encantadora, sublime en una palabra “indescriptible”. Es una de esas ciudades que no se puede definir, simplemente disfrutar.


-       Crear embajadoras de Colombia en el extranjero: Sí consultan la recordación en el extranjero con el nombre de 10 reinas colombianas ¿De cuantas cree usted que la gente tendría referencia? ¡Muy pocas se lo aseguro! Hagan el mismo ejercicio con nombres como: Falcao García, Gabriel García Márquez, Manuel Elkin Patarroyo, Juanes, Carlos Vives, Pibe Valderrama, Higuita, Mariana Pajón, Fernando Botero, Juan Pablo Montoya, Fabio Parra, Lucho Herrera, Nairon Quintana. ¿Cierto que el resultado es absolutamente contrarío, al de las reinas? ¡Debe ser porque estos, sí son embajadores de verdad y no marionetas maquilladas.


-       Mostrar la grandeza y belleza de la mujer colombiana: Antes que mostrar algo, se debe tener en claro, sí ese algo, se respeta y valora. Creo que eso no pasa en este momento, ya que las cifras indican situaciones absolutamente impermisibles, como por ejemplo: la violencia de genero, discriminación laboral o política, por citar algunos pocos.



Saber que la mujer colombiana es linda, es más fácil de demostrar que el agua moja; con base en lo anterior, sí es una obviedad, ¿entonces para que reinados? ¿No sería mejor darles las garantías, igualdad, valoración y respeto que se merecen? Me quedo con la ultima opción.


De igual forma para mostrar reinas que hablan como aquella genia paisa, precursora de los clubes swinger que comentaba acerca de “hombre con hombre, mujer con mujer y todas a la vez” o la que en este certamen dijo que la capital de Venezuela es Zulia, pues en realidad, no se que buena imagen puedan transmitir.



-       Ayuda social: No hay ciudad en Colombia que tenga una mayor desigualdad social que Cartagena; el rico es muy rico y el pobre es muy pobre. Hace algunos días consultaba con un sociólogo experto, para tratar entender el por qué de la mala atención al cliente en los sitios de la ciudad y explicaba entre muchos aspectos, la razón, basado en la desigualdad y el resentimiento social que existe. A leguas tiene razón, porque la heroica se da el lujo de permitir ver sin moverse un milímetro dicha situación, desde por ejemplo la Boquilla, uno de sus barrios más humildes, olvidados y con necesidades; majestuosos hoteles  cinco estrellas o proyectos de departamentos de mas de seiscientos mil dólares como puede ser Karibana; entonces como no tener resentimiento si los desterraron con dinero y poder.



El país con una educación destinada para muy pocos, un sistema de salud que da vergüenza, unos impuestos que matan a los empresarios PYMES, niveles de violencia en aumento, problemas de inseguridad que dan terror entre otras muchas cosas y los medios le dan cubrimiento y despliegue a esta farsa. En fin, debe ser porque hay que seguir dándole alimento a la estupidez.


En su pagina web mencionan cuatro obras sociales y otras ayudas indirectas, pero entre más viajo a esta ciudad, menos resultados veo, más desigualdad percibo y más dolor siento. ¿Entonces están haciendo un trabajo a conciencia o un maquillaje mal hecho y sin fondo?


Esta tontería de reinado desorganiza la ciudad, atrasa los movimientos del puerto, uno  de los más importantes de Colombia y que en estos momentos de TLC hasta con la luna se le debería dar la importancia necesaria; porque Colombia tiene de sobra los recursos tecnológicos, financieros,  intelectuales, personales, para ser potencia mundial, sin necesidad de las BURREINAS. Entonces manos a la obra y dejémonos de joder con tanta payasada y mediocridad. ¡Es el momento de activar un real sentimiento de orgullo colombiano!



Por cierto la foto del blog no es un error, solo que siempre que voy a estas ferias ganaderas escucho casi las mismas expresiones y se mira lo mismo que en los desfiles de los reinados. Solo espero que la gente de la sociedad protectora de animales no me demande por ofensa a los bellos exponentes vacunos.
  

Como nos interesa bastante su opinión y brindar temas de interés, le invitamos a escribirnos, a seguir dándonos sus opiniones y a proponer temas para que sean desarrollados por nuestro equipo creativo y de investigación, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leernos y darnos sus opiniones. Se despide su nueva amiga,


Héctor Jiménez Rodríguez.

Síganos en Twitter:
@sowhatcolombia
@chesitoJR



No hay comentarios:

Publicar un comentario